Esposa de Dani Alves pasa por un difícil momento tras la muerte de su madre

Tras ser una modelo de cotizadas marcas, Joana Sanz dice que perdió sus dos pilares de vida. Foto: Instagram: @joanasanz

Joana Sanz, de 29 años, es una de las figuras del modelaje más reconocidas de España. La nacida en Tenerife forjó su camino en Barcelona en distintas pasarelas. Gracias a su desempeño, logró ganar el concurso Supermodel of the World, con 17 años.

Eso le abrió el camino en la industria, así que pronto comenzó a posar con infinidad de ropa y accesorios de reconocidas marcas, como H&M, Gucci, Channel y Rosa Clará. Incluso, ha sido la imagen de L'Oréal, Sony y Samsung y la portada de exclusivas revistas de moda, como Elle, Icon, Woman, Vogue o GQ.

Conoció al amor de su vida en Barcelona durante 2016. A los pocos meses, Sanz y Alves contrajeron matrimonio de forma secreta.

"De Dani Alves me llamó mucho la atención su alegría, lo feliz que es, lo que transmite, la buena energía que comparte con la gente", expresó con seguridad la también empresaria para sus seguidores de Instagram tiempo atrás.

De hecho, les había dejado claro a los internautas que su relación con el futbolista era muy distinta; se salía del molde: "Ser marido o mujer no es ser padre o madre de tu pareja. Vida por separado con respeto, es lo que mantiene una relación".

"Respetamos la vida que tiene cada uno por separado. Si quiere salir y beberse hasta el agua de los floreros con sus amigos, cero problemas", aseguró en medio de una transmisión en vivo de Instagram.

Con el encarcelamiento del brasileño y exjugador del Barcelona, dijo estar afrontando un difícil momento, pues el infortunio se unió con la muerte de su mamá el pasado 12 de enero.

"Apenas he estado empezando a asumir que ella ya no está como para que me atormenten con la situación de mi marido. He perdido los únicos dos pilares de vida", sentención en redes sociales, como su primer pronunciamiento.

A la madre de la modelo le fue hallado un tumor de 18 centímetros en el útero en octubre de 2022. Según ella contó, era una paciente con una enfermedad mental, por lo que al recibir la noticia agredió al personal de salud y rechazó toda operación.

Sin embargo, a los pocos días empeoró. Sanz ha denunciado que los psiquiatras a cargo de su mamá no le comunicaron oportunamente el diagnóstico y solo hasta que se debilitó su hija logró que la viera un oncólogo.

"Mi madre firmó para operarse el 29 de noviembre, no le dieron quirófano hasta hoy, 17 de enero, demasiado tarde. (…) Parece ser que, por su enfermedad mental, no valía la pena salvarle la vida. Espero que hayan disfrutado de la Navidad con mis impuestos mientras mi madre, como otros muchos, se moría lentamente a la espera de una operación", mencionó en redes.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales