Siete cosas que no se vieron del concierto de Bad Bunny en Quito

El concierto de Bad Bunny en Quito duró tres horas. Foto: EL COMERCIO




El concierto de Bad Bunny en Quito la noche del 16 de noviembre maravilló a los aproximadamente 30 000 asistentes que se dieron cita al estadio Olímpico Atahualpa.

En una fría y lluviosa noche el 'conejo malo' cantó un abanico de repertorios desde sus inicios musicales hasta sus más recientes éxitos del disco 'Un verano sin ti'.

Aunque en redes sociales se viralizaron muchos videos del show de Bad Bunny, aquí presentamos siete datos que no se vieron del concierto:

1. Las sillas de la localidad más costosa, que estaban frente al escenario, no fueron utilizadas para sentarse. Los fanáticos las usaron para pararse sobre ellas y ver de mejor manera a Bad Bunny. Algunos incluso apilaron hasta cuatros sillas una encima de otra, acción que fue cuestionada por varios internautas.

2. Durante un breve espacio del concierto hubo una aparente falla técnica. El show apenas iba a su segunda canción cuando se escuchó cómo al parecer fallaba un parlante. Bad Bunny caminó sobre el escenario unos 30 segundos hasta que ese error fue solucionado y el espectáculo continuó.

3. Asimismo en un tramo del concierto la organización hizo sonar la canción de A mi lindo Ecuador. "Con amor, hoy yo quiero cantar, sí señor, a mi lindo Ecuador", se escuchó por alrededor de 30 segundos.

4. Bad Bunny levantó la bandera de Ecuador durante la presentación y dijo que esperaba que el país gane a Qatar, en el partido en que ambos combinados se enfrentarán por el Mundial el 20 de noviembre.

5. Al menos cinco fans acudieron al concierto disfrazados de tiburones. Esto en referencia a la canción Safaera, en la que un estribillo dice "Mami, aquí llegó tu tiburón...". Ellos bailaron en la localidad aledaña al escenario. Otros fans se sumaron al baile de reguetón y se tomaron fotografías.

6. En los exteriores del Olímpico Atahualpa hubo denuncias de robos de celulares. Los policías también realizaron requisas a un par de ciudadanos.

7. Los precios de los boletos en la reventa fueron criticados por su excesivo costo en comparación al valor de venta al público. Un grupo de fanáticos dijo a EL COMERCIO que compraron una entrada en USD 200, cuando su precio original era de USD 80. "Pero es Bad Bunny y lo vale", dijeron.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales