Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Los bosques andinos captan más dióxido de carbono que los amazónicos

Los bosques de Ecuador recogen 1.27 toneladas de CO2 al año del ambiente. Foto: Cortesía UDLA

Los bosques de Ecuador recogen 1.27 toneladas de CO2 al año del ambiente. Foto: Cortesía UDLA

Los bosques de Ecuador recogen 1.27 toneladas de CO2 al año del ambiente. Foto: Cortesía UDLA

Los bosques andinos tropicales y subtropicales, principalmente de Ecuador y Colombia, inciden de forma positiva en la remoción de partículas de carbono de la atmósfera, según un reciente estudio de la Red de Bosques Andinos (RBA). Este es un grupo internacional e interdisciplinar en el que participan investigadores de toda la región.

Este estudio determina que los bosques andinos de Ecuador, principalmente los ubicados en la reserva de Biósfera del Chocó Andino y de la Cordillera Real Oriental, en la provincia de Carchi, remueven anualmente 1,27 toneladas de carbono del medioambiente.

Francisco Cuesta, uno de los líderes de la investigación y docente de la Universidad de las Américas (UDLA), señala que esta tasa de recepción de carbono es superior a la que se registra en los bosques andinos de la región, que bordea las 0,7 toneladas por año. Esto, dice, se debe a la ubicación geográfica del Ecuador y a sus condiciones climáticas.

Gracias a la altura, los bosques subtropicales no se calientan al mismo nivel de los bosques tropicales, lo que los hace más aptos para mantener estos niveles de carbono.

Al no existir datos históricos y estudios sobre los bosques andinos, los científicos aún no logran determinar si este comportamiento en la región siempre fue así. También es probable que esto sea producto del cambio climático y de los daños que ha sufrido la Amazonía en los últimos años por factores como la deforestación, el incremento de la temperatura o las fuertes sequías.

Para llegar a esta conclusión, los miembros de la RBA realizaron un proceso de monitoreo de 119 parcelas de 73 bosques tropicales y 46 subtropicales andinos durante los últimos 20 años en Colombia, Ecuador, Perú y Argentina.

Durante este tiempo se midió el crecimiento anual de su biomasa aérea, lo que demostró que, al igual que la Amazonía y de manera complementaria, los bosques tienen la capacidad de eliminar partículas de CO2 en grandes cantidades .

Este docente indica que uno de los factores por los que disminuyó la captación de carbono en la Amazonía es el incremento en las partículas de CO2 en el ambiente.

De acuerdo con los últimos datos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), hasta el momento existen 420 partes por millón de carbono en la atmósfera, es decir, un 400% más de lo que existía en la década de 1980, cuando había 120 partes por millón.

De acuerdo con Cuesta, la cantidad de CO2 en la atmósfera creció en los últimos 20 años por la industrialización y consumo de combustibles fósiles y por la deforestación de los bosques tropicales que contienen mucho carbono, lo que contribuye a incrementar la emisión de partículas.

El investigador explica que una de las motivaciones para este estudio fue que, pese a la disminución en la captación de carbono de la Amazonía, que pasó de 0,8 a 0,4 en la última década, y el incremento en la mortalidad de los árboles, los niveles de partículas de CO2 en el ambiente no crecieron en mayor medida gracias a la función de los bosques andinos.

Daniel Flor, docente de Ingeniería Ambiental de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), considera que debido a la importancia de los bosques en la conservación del medioambiente, es necesario generar estrategias y desarrollar políticas públicas que permitan su conservación a través de programas de reforestación y restauración de ecosistemas.

Para Cuesta, pese a los intentos de las autoridades por conservar los bosques, estos han sufrido graves procesos de reforestación. Eso ocasionó que entre el 2003 y el 2014 se perdiera alrededor de una hectárea de bosque en el país.

Ambos especialistas consideran que entre las principales acciones para cuidar los bosques está el reducir las tasas de deforestación para mantener la conectividad entre los Andes y la Amazonía y que los bosques respondan mejor al impacto del cambio climático.

Además, sugieren repensar la política pública en materia de minería a gran escala para no afectar los ecosistemas y conservarlos.