Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 18 de junio del 2021
Partidos políticos tendrán un mayor control de la Un…
Un grupo élite de bomberos combatirá incendios forestales
10 parroquias de Quito forman parte de la estrategia…
Extranjeros, también en fila para la vacunación cont…
155 876 usuarios ya no reciben el subsidio de la tar…
Pablo Celi, contralor desde la Cárcel 4
Bolsonaro dice que usar mascarilla dentro del auto p…

Estudio demuestra que los peces tienen personalidad

Los científicos ahora quieren investigar qué porcentaje de la personalidad de los peces es determinado por la genética. Foto: Paúl Rivas/ Narices Frías.

Los científicos ahora quieren investigar qué porcentaje de la personalidad de los peces es determinado por la genética. Foto: Paúl Rivas/ Narices Frías.

Los científicos ahora quieren investigar qué porcentaje de la personalidad de los peces es determinado por la genética. Foto: Paúl Rivas/ Narices Frías.

Los peces tienen una personalidad compleja y reaccionan diferentemente al peligro, mostrándose más o menos valientes, según un estudio de la Universidad británica de Exeter publicado este lunes 25 de septiembre de 2017.

Los investigadores se centraron en un grupo de guppys o peces millón (poecilia reticulata) , unos pequeños peces de Sudamérica, y constataron que responden individual y consistentemente al peligro.

“ Cuando se los coloca en un entorno no familiar, encontramos que los guppys tienen estrategias diferentes para afrontar esta situación estresante: muchos tratan de esconderse, otros de escapar y otros tratan de explorar con cautela el lugar ” , destacó Tom Houslay, del Centro de ecología y conservación de esta universidad del suroeste de Inglaterra.

La experiencia se repitió varias veces, y cada pez reaccionaba siempre de la misma manera, reveló el estudio, que apareció publicado en la revista Functional Ecology.

“Las diferencias entre ellos fueron consistentes en el tiempo y en situaciones diferentes ” , agregó Houslay.

El próximo objetivo de estos investigadores es determinar qué parte de esta conducta se debe a la genética y qué parte al medio ambiente donde viven, explicó el profesor Alastair Wilson.