3 alcaldes y 1 concejal electos en Ecuador, con supu…
Choque múltiple entre buses, auto y moto en Los Ríos…
Asamblea posesionará a 4 vocales suplentes para el C…
Más pauta digital no aseguró una alcaldía en Ecuador
Policía decomisa una tonelada de droga en Naranjal, Guayas
OEA muestra preocuapación por violencia electoral y …
Un cocodrilo de la Costa fue rescatado en una camaro…
Policía rehabilitó UPC en el suburbio de Guayaquil q…

Pablo Peralta renueva en Grecia el sueño del mundial Oceanman de aguas abiertas

El ecuatoriano Pablo Peralta competirá en la maratón acuática en la final mundial Oceanman 2022 en Grecia. Foto: cortesía Pablo Peralta

Pablo Peralta, de 34 años, volverá a nadar en la maratón acuática de la final mundial Oceanman de aguas abiertas. El reto de 10 km será en Grecia, el 29 de octubre del 2022. De esa manera, el ecuatoriano flameará otra vez la Bandera tricolor que ya lo acompañó en Egipto, en el 2021.

"Poder terminar una travesía de 10 km es una experiencia única, siempre se sale del mar con otra mentalidad. A veces no hay palabras para describirlo", contó el deportista de la categoría máster, antes de su viaje.

Al igual que en el 2021, Peralta financió su aventura de varias maneras. Están sus ahorros, lo que alguna empresa le ha colaborado para comprar los pasajes de avión y también el aporte de amigos, familiares y hasta de personas que lo han ayudado sin conocerlo personalmente. Él mantiene en redes sociales una campaña para financiarse.

En el 2021, para su primer "sueño" en el mundial Oceanman de Egipto, recurrió a rifas y sorteos.

Peralta vendió boletos y con eso pudo completar para viajar. "Me ayudó que salí en la televisión, en el programa No-Noticias. Hubo personas que me contactaron porque vieron mi historia", aseguró este multifacético deportista que trabaja en una empresa de metalmecánica.

Peralta es un experto para reconstruir piezas de metal. En su trabajo se especializa en el arreglo de los discos de freno de vehículos, entre otros repuestos. También realiza distintas labores de mecánica industrial, toca el violín y por su puesto se entrena.

En ocasiones acude a nadar en las mañanas y otras veces por las noches, dependiendo de sus actividades. Se ejercita con el equipo que dirige el también nadador de aguas abiertas Luis Flores en la piscina de El Batán, de Concentración Deportiva de Pichincha (CDP), en Quito.

Pablo Peralta (izq.) en el 2021, antes de partir hacia Egipto para competir en la final mundial Oceanman. A su lado está el entrenador Luis Flores. Foto: cortesía

"Me motiva y me apasiona la natación. Disfruto mucho el poder nadar y así también visitar otros lugares", explicó Peralta.

En la final mundial Oceanman 2022, que se realizará en Rétino, Creta (Grecia), Pablo Peralta Salazar competirá otra vez en la maratón acuática de los 10 km. Esa es la distancia que se cumple en los Juegos Olímpicos, en aguas abiertas. "El nivel competitivo en Egipto fue muy alto. Nadé con personas que mantienen unos tiempos olímpicos. Ahora debe ser igual", contó el nadador.

"Pablo es un amigo y compañero de aguas. Para mí es una persona humilde y dedicada que con sus brazadas, sea en aguas frías o en el mar, está logrando motivar a otros nadadores. Con él realizamos un cruce nocturno en el lago San Pablo hace unos años", recordó Roberto Becerra, también nadador de aguas abiertas.

En este 2022, Pablo Peralta también compitió en los 10 km del Oceanman en Panamá. Foto: cortesía Pablo Peralta.

Pablo Peralta y la natación

"Mi papá me enseñó a nadar de niño, pero no fue hasta los 24 años que empecé a nadar con más dedicación. Poco a poco aprendí los cuatro estilos y ahora puedo libre, espalda, pecho y mariposa".

"Mariposa es el más difícil de todos, se requiere de más fuerza. Recuerdo que al principio no podía ni nadar, me hacía los lavados de cerebro con el agua de la piscina que es cuando sientes que se mete un río por la nariz y te duele la cabeza. Me costaba respirar. Así siempre se empieza".  

"Luego fui a una travesía en Yahuarcocha y me impactó. Me dije esto es lo mío. Cuando nadas en aguas abiertas no solo se trata de lo físico, también entra en juego lo emocional y lo espiritual".

"Al terminar una maratón acuática uno sale diferente del agua. Lo juro, no hay palabras para describirlo. En esta ocasión nadaré los 10 km, el 29 de octubre, y un día después también haré la prueba de 2 km".


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News