Cortesía ARkos Este material incorpora una protección a los rayos solares. Los aleros son parte de la gama de productos con policarbonato.

Este material incorpora una protección a los rayos solares. Fotos: Cortesía Arkos

Sábado 14 de marzo 2020

El policarbonato, recurso liviano y permeable para las cubiertas

Daniela Cevallos. Redactora (I) 
cevallosd@elcomercio.com

El policarbonato es un material versátil que está presente principalmente en las cubiertas y fachadas de edificaciones. Reconocidas firmas de arquitectos en el mundo como Rem Koolhaas, Sanaa, o Lacaton & Vassal han demostrado en algunas de sus obras que este recurso tiene bondades para lograr buenos resultados en cuanto a estética y confort.

César Muñoz, especialista en sistemas arquitectónicos, indica que este material tiene más de 30 años de uso en la construcción. Además, es materia prima de otros elementos que se usan cotidianamente como los discos, las lunas de reloj y los protectores de luces en vehículos, entre otros.

Asimismo, hay una gran variedad. Explica que los que más se utilizan en la construcción en el país son el policarbonato alveolar que se refiere a láminas que aprovechan la capacidad estructural de la celda (alveolo) para ganar resistencia y formar cubiertas traslúcidas planas a precio accesible.

Los aleros son parte de la gama de productos con policarbonato. Fotos: Cortesía Arkos

Los aleros son parte de la gama de productos con policarbonato. Fotos: Cortesía Arkos

Otro es el policarbonato corrugado. Consiste en láminas delgadas con una configuración de cubiertas metálicas o de fibrocemento. Se aplica en cubiertas para lograr trasmisión de luz conservando su cohesión.

Paulina Guama, de Arkos, señala que en el país, este producto se está utilizando con mayor fuerza hace unos 10 años. La tecnología en el desarrollo del material permite que sea más durable y con propiedades para resistir a los cambios de clima.

Guama señala que el material puede ser de carácter traslúcido, es decir que permite el paso del rayo solar UV y de la luz, o que actúa como difusor que da paso solo a la luz. En el mercado, se encuentran en láminas con espesores entre 16 y 40 milímetros.

Un avance en este recurso es que incorpora una cobertura especial. Significa que además de una protección a los rayos UV, tiene un acabado metalizado tornasol que genera un efecto rebote del rayo solar. Aquello reduce los daños que se producen tras la exposición a altos niveles de radiación. También se logra regular la transferencia de energía al interior.

Este recurso se utiliza en fachadas para lograr luz natural constante.

Este recurso se utiliza en fachadas para lograr luz natural constante.

Todas estas características hacen que este material se utilice con más frecuencia en cubiertas y fachadas que requieren un paso de luz en primera instancia. De igual forma, logra alivianar estructuras y cimientos.

Entre otras ventajas se destacan el acristalamiento y la sismorresistencia. Las desventajas, en cambio, son estas: propenso a rayones, no es aplicable en zonas de alto tráfico y se requiere de instalación especializada para garantizar su durabilidad.
Los especialistas recalcaron que la instalación y el mantenimiento adecuado son la clave para conservar todas las bondades.