Este material acepta pigmentos de varios colores. Aquí usaron negro. Foto: Diego Pallero/ CONSTRUIR

Este material acepta pigmentos de varios colores. Aquí usaron negro. Foto: Diego Pallero/ CONSTRUIR

Sábado 30 de noviembre 2019

Microcemento para revestir superficies

Redacción Construir  (I)
construir@elcomercio.com

El concreto arquitectónico u hormigón visto actualmente está entre los favoritos en la lista de materiales para acabados, pues se trata de un compuesto que brinda atemporalidad a todas las construcciones. Sin embargo, para incluirlo en alguna obra es indispensable considerarlo desde el inicio.

Caso contrario, cuenta el arquitecto Pedro Esteban Ordóñez Cordero, las personas pueden recurrir al microcemento, un revestimiento compuesto por una base de cemento, resinas, agua, aditivos y pigmentos naturales. Es ideal para cubrir pisos, techos y paredes.

Ordóñez cuenta que se trata de un elemento resistente y lo sugiere para remodelaciones, por ejemplo. Es común verlo en pisos de restaurantes, por su durabilidad y versatilidad.

 Este compuesto acepta varios pigmentos, según los requerimientos de los habitantes y del estilo que prime en las construcciones.

Andrés Cruz, consultor de diseño, por ejemplo, colocó un pigmento negro en su microcemento para revestir el piso de las áreas sociales. Allí se destaca junto a varios complementos en tono golden rose. En esos espacios también hay elementos de madera y acero.

El microcemento en su forma natural luce en ambientes con toques modernos, minimalistas y hasta industriales. Con este último estilo también resalta un microcemento con pigmento negro.

Las ventajas del microcemento son varias, pero entre las principales están su fácil limpieza y mantenimiento, y que está libre de juntas, algo que no sucede con materiales como el porcelanato, papel tapiz o cerámica, elementos que imitan al cemento visto en apariencia y textura. “Esa es una gran ventaja y por eso se lo utiliza, sobre todo en viviendas ya construidas”, dice Ordóñez.

Esta última característica permite revestir, además de los pisos y paredes, mesones de cocinas y baños, ya que al carecer de juntas queda libre de acumulación de impurezas.
Otro punto a favor, según los especialistas, es que el microcemento se adhiere a cualquier superficie: porcelanato, hormigón, azulejo, plástico, mármol terrazo, gres, yeso, etc.

La única condición es que exista un buen anclaje, que se logra con técnicas como el escarfiado, por ejemplo.

Una vez colocado, se obtiene un recrecido de entre dos y tres milímetros, brindando originalidad, según Rocktec, empresa dedicada a la comercialización de microcemento.

El procedimiento es sencillo, pero es clave la presencia de personal capacitado. Primero, se coloca una capa base para igualar la superficie cuando existen pequeños desniveles. Luego se añaden las capas de microcemento (hasta tres).

Después de cada capa se sugiere un alisado, para finalmente colocar el material que le aportará brillo.

Cuando los desniveles son muy pronunciados los expertos sugieren nivelar las paredes, pisos o techos con la asistencia de un experto antes de colocar el microcemento para garantizar un mejor acabado.

En Rocktec cubren con microcemento 40 metros cuadrados al día. El costo depende de la empresa.