Un espacio para hablar de los resquicios que dan cabida a la violencia y ponen en riesgo los derechos fundamentales. Otros artículos del autor: http://bit.ly/dBarreto Twitter: @ECdimitri
Dimitri Barreto P.
Periodista de Ecuador. Ha cubierto los efectos del conflicto armado colombiano, la corrupción y la violencia en Ecuador. Licenciado en Comunicación, con un diplomado en la UNAM sobre cobertura del crimen organizado. Es Macroeditor Digital de EL COMERCIO

¿Femicidas extranjeros?

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 10
Jueves 24 de enero 2019

Los cuerpos de Yudelkys, Lázara y Yudeisy fueron hallados mutilados aquella mañana en Quito. El femicidio de las tres cubanas, la madre y dos hijas de 21 y 15 años, quedó impune. Su autor, ecuatoriano, novio de la mayor de las jóvenes, murió, en un caso de violencia de género que no encendió xenofobia. Ocurrió en 2017.

El hombre, 27 años, se suicidó. Tal como intentó hacerlo en la cárcel de Latacunga el femicida de Diana Carolina, la mujer de 22 tomada como rehén 90 minutos antes de ser victimada frente a policías en las calles de Ibarra. En Ecuador, el 16% de femicidas se suicida. ¿En Ecuador? ¿Femicidas? Sí, la violencia de género, señores, trasciende a un asunto de migraciones. Late en casa.

“La mayoría de las víctimas mujeres de homicidio en todo el mundo son asesinadas por sus parejas o familiares”. Lo dice la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) en un estudio del 2018. Alrededor de 87 000 mujeres fueron victimadas en el mundo en el 2017; de ellas, 50 000 (58%) a manos de su pareja o familiares.

Organizaciones de derechos humanos documentan 88 femicidios en 2018 en Ecuador, el 66% de ellos en manos de esposos, novios y exparejas ecuatorianos todos. 7% fueron cometidos por padres. ¿Las víctimas? 58% de 14 a 34 años, 16% niñas.

¿Femicidio? Sí, la forma más descarnada de la violencia machista. ¿Cuál machismo? Señores, existe una sociedad que subvalora a las mujeres. En familias, cuestionadas como novias-nueras que ‘no son mujercitas’, ‘no saben planchar’, ‘no atienden a su hijo-marido’; en trabajos, con menor salario (25% menos) por igual responsabilidad que los hombres; en la vida, asediadas por miradas y palabras de hombres que las tasan paso a paso como mercancía.

Miles han salido a las calles este enero del 2019 en Ecuador para reivindicar el feminismo, a saber, la equidad entre hombres y mujeres, en una sociedad que prefiere culparlas cuando las violentan o hallar chivos expiatorios; que las cosifica hasta con fotos en grupos de WhatsApp; que se burla cuando dicen ya basta #NiUnaMenos.