Imbabura, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos reciben ins…
Talibanes dispersan protesta de mujeres que reclamab…
Víctima de Freddy Carrión se declara ‘sobreviv…
Asamblea investiga presunta trama de corrupción de Á…
Adultos con escolaridad inconclusa empezaron nuevo a…
ANT sufrió ataque cibernético a su sistema AXIS
Crudo impulsa el crecimiento de Ecuador en el 2022, …
Anticorrupción pide investigar presunto peculado en …

‘Quiero saber si mi hijo vive’, el drama de las familias de reos de Guayaquil

Familiares de reos asesinados esperan en los exteriores de la morgue para que les entreguen los cuerpos de sus parientes. Foto: EFE

La desesperación y la impotencia por no tener información confirmada se ha apoderado de cientos de personas que buscan saber si entre los al menos 118 presos asesinados en la Cárcel Número 1 de Guayaquil estaban sus familiares.

“Mi hijo estaba en el pabellón donde ha habido más muertes y quiero saber si es que vive o no. No nos dan ninguna información, me encuentro desesperada”, dijo a Efe con la voz entrecortada Isabel Zambrano en el parque Samanes.

En las instalaciones del Coliseo Abel Jiménez Parra del parque se encuentra el centro de apoyo social y psicológico abierto por la Gobernación de Guayas para hacer frente a la crisis humanitaria que rodea la masacre.

La tercera de este año en centros penitenciarios del país. En total, más de 230 muertes.

Zambrano llegó el jueves desde la vecina ciudad de Durán con la esperanza de obtener noticias sobre su hijo, pero la información escasea.

Nadie tiene la lista completa de identificación de víctimas, y los cadáveres, muchos de ellos mutilados por la rudeza de los ajustes de cuenta, siguen en la morgue, a unos 10 kilómetros. Apenas unos “afortunados” tienen constancia del fallecimiento de su familiar.

La última llamada

Zambrano no tiene noticias de su hijo, preso por tráfico de drogas, desde que el mismo martes este llamó a su otra hija desde la también conocida como Penitenciaría del Litoral: “Le dijo que nos cuidemos: Cuídate mucho ñaña y cuida a mi mami, y ahí empezó la balacera”.

Al igual que ella, Antonio Mojarrango, explicó a Efe en los exteriores de la cárcel que había visto en Internet una lista con nombres de los heridos, pero no lo encontró ahí y por eso decidió salir a por información.

“No sé en qué pabellón estaba. Ha estado mucho tiempo. Entraba y salía y ahora tenía como tres meses ahí”, admitió sin dar más detalles sobre sus delitos.

Su impotencia aumentó cuando le dijeron que no había una lista de fallecidos y que, por el contrario, era él quien debía dejar una foto y dar información sobre su hijo para que lo pudieran buscar en la morgue.

“Nos preguntan qué tatuajes tiene el preso y cuántos tiene, pero no debe ser así. Tienen que organizar bien esto. La mayoría de nosotros somos pobres y tenemos quehaceres”, reclamó.

Mil y una historias

Morgue, Coliseo, la Cárcel 1… Desde el martes son los principales puntos de peregrinación de padres desesperados en busca de noticias de sus hijos, de esposas y esposos en la incertidumbre.

“Ellos mismos no saben ni cuántos muertos hay. No nos dicen nada. De la gente que está quemada no hablan nada. Aquí nos tienen pasando tiempo, la Policía no sabe nada. Dicen que luego nos van a llamar”, se queja Rosa Lastra, en el Coliseo.

En su caso, busca a un sobrino que se hallaba en el pabellón 5, condenado por microtráfico, un delito criminalizado en el Código Penal de 2014 que ha incrementado el hacinamiento en las prisiones.

“Tengo tres días ya (buscando). Estoy sin comer, sin dormir, preocupada por mi sobrino, pero aquí no nos dan respuesta porque no les interesa. Dicen que son lacras y que se mueran, que no les interesa”, lamenta.

Mientras la espera se hace interminable para unos, otros, en el interior del Coliseo rompen a llorar y gritar al conocer el trágico destino de sus seres queridos tras ser identificados por Criminalística y psicólogos de Bomberos.

La labor se ve dificultada en muchos casos por la violencia desatada, con al menos cinco decapitaciones, y otros cadáveres desmembrados, según los espeluznantes videos que circulan por Internet.

El proceso de identificación

El coronel Henry Coral, encargado de Criminalística, explicó a Efe que están pidiendo información a los familiares para identificar los cuerpos, pues carecen de una base de datos de los presos en los pabellones en los que ocurrió la carnicería.

“Les pedimos estatura, contextura, color de cabello y ojos, si es que tiene o no algo que lo individualice como cicatrices o intervenciones quirúrgicas. O tatuajes que puedan ser exclusivos”, explicó.

Datos distintivos con los que el personal técnico forense pueda establecer una identificación, una labor -aseguró- que puede llevar varios días.

“El trabajo de cotejo es muy complejo y no se puede realizar en cinco minutos, la autopsia se demora dos horas por cuerpo”, agregó.

Para participar en esa misión se han desplazado a Guayaquil médicos forenses de otras partes del país, mientras los psicólogos y trabajadores sociales apoyan a los familiares, porque “recibir una noticia como esta es difícil e intentamos dar un acompañamiento humano”, comentó el coronel.

Suplementos digitales