Presidente Guillermo Lasso viajará a Perú para la in…
El abandono de perros es común, pero difícil de sancionar
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 27 de julio del 2021
Beneficios de prelibertad a favor de los presos tard…
El aroma del café de altura de Ecuador gana mercados
Testimonio: ‘Hay que tenerle respeto al páramo, sino…
El servicio de bus no llega a todas las comunas rura…
Pablo Celi impuso álgido careo con sus interpelantes

Pastor fue condenado a 25 años de cárcel por la desaparición de Juliana Campoverde

Familiares y amigos de Juliana Campoverde escuchan la sentencia del Tribunal. Foto: Tomada del la Fiscalía

Familiares y amigos de Juliana Campoverde escuchan la sentencia del Tribunal. Foto: Tomada del la Fiscalía

Familiares y amigos de Juliana Campoverde escuchan la sentencia del Tribunal de Garantías Penales este miércoles 17 de julio del 2019. Foto: Tomada de la Fiscalía

El pastor Jonathan C., acusado por el delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte de Juliana Campoverde, fue condenado por el Tribunal de Garantías Penales a 25 años de prisión, hoy 17 de julio del 2019.

La jueza Sara Costales dispuso USD 100 000 como reparación económica. Esta cantidad será dividida entre las dos acusaciones particulares Elizabeth Rodríguez y Absalón Campoverde.

Además, la magistrada ordenó como reparación simbólica, el cierre de la Iglesia Oasis de Esperanza. También dispuso a la Fiscalía y a la Policía Nacional que atienda los casos de mujeres desaparecidas desde un enfoque de género.

Sin embargo, la solicitud de continuación de la búsqueda del cuerpo de la joven no fue aprobada por Costales.

En la audiencia que se realizó hoy en el Complejo Judicial Norte, el Tribunal escuchó a los dos últimos testigos de la defensa de Jonathan C. y los alegatos finales. El procesado se acogió a su derecho al silencio.

Juliana Campoverde desapareció el 7 de julio del 2012, en el sector de la Biloxi, al sur de Quito. Las pruebas presentadas en la audiencia corroboraron que el guía espiritual fue la última persona que vio a la joven. Los magistrados determinaron la responsabilidad del acusado en la desaparición de Juliana.

Los defensores de la familia Campoverde presentaron 35 testimonios, pruebas documentales y pericias que fueron validados por la jueza del caso. Los abogados del pastor llevaron a cuatro testigos.

Tras la decisión de los jueces se registraron incidentes entre las personas que acudieron a la audiencia de juicio.

Según el padre de la joven, Absalón Campoverde, la gente que les apoyó en todo este proceso reaccionó al escuchar la sentencia e intentaron golpear al pastor y además empujaron a los familiares del sentenciado.

Los agentes penitenciarios evacuaron al religioso y los policías, que se encontraban en la sala de audiencia, evitaron que se acerquen a él.

La reacción de las personas “fue por la ira, indignación e impotencia, porque durante 7 años, él negó los hechos y la justicia descubrió que él era el culpable”, dijo el padre de Juliana.

Absalón Campoverde también indicó que la lucha no termina, porque seguirán en la búsqueda del cuerpo de su hija.

Al conocer el fallo judicial, la madre de Juliana lloró y abrazó a un familiar que estaba con ella.