Pfizer y Moderna suben el precio de sus vacunas anticovid
Condenan a 7 militares por violar a una niña de 12 a…
Portoviejo busca reactivar el comercio a través de sorteos
Centros de vacunación de Guayaquil registraron masiv…
Desde las 07:30 se comenzó a vacunar contra el covid…
El número de visitantes tuvo un repunte en la cascad…
Una mujer es asesinada en pleno malecón manabita de …
La semana que inicia se oficializará la eliminación …

Una adolescente víctima de dos violaciones murió quemada en la India

Una adolescente india sufrió dos violaciones colectivas y murió después de que le prendieron fuego, un martirio que provocó manifestaciones de protesta en Calcuta  y Nueva Delhi, informó la policía el jueves.

La víctima, que tenía 16 años, fue atacada por primera vez el 26 de octubre y nuevamente el día siguiente por un grupo de más de seis hombres cerca de su casa, en la ciudad de Madhyagram, a 25 km al norte de Calcuta.

La segunda violación tuvo lugar cuando regresaba a su casa después de denunciar el primer ataque en una comisaría.

El 23 de diciembre le prendieron fuego y murió en un hospital estatal la noche siguiente, agregó la policía.

Los primeros arrestos tuvieron lugar el miércoles pasado, dos meses después del primer crimen, declaró a la AFP el jefe de la policía local, Rajiv Kumar.

“Los acusados trataron de asesinar a mi hija prendiéndole fuego para ocultar sus crímenes”, dijo a la AFP el padre de la víctima, un conductor de taxi emigrado de Bihar, el estado más pobre de India.

Su identidad y la de su hija no pueden ser reveladas por motivos legales.

Las violaciones, los ataques y el hostigamiento a las mujeres en India fueron destacados en los 12 últimos meses luego de la violación colectiva de una estudiante de 23 años en un autobús en Nueva Delhi, en diciembre de 2012. Su muerte, a causa de las brutales heridas recibidas, desencadenó una ola nacional de indignación.

Desde entonces, el Parlamento aprobó leyes más duras para castigar a los violadores.

Sin embargo, los activistas dicen que a menudo las víctimas de violaciones son amenazadas e intimidadas por sus atacantes, y que a menudo los policías tratan de convencerlas de que no presenten denuncia.