Baja exportación de hortalizas frenó el crecimiento …
La atención al adulto mayor implica un alto costo
1 de cada 10 habitantes de calle en Quito adolece de…
Los fuertes oleajes causaron 30 emergencias en Ecuador
Inversión pública de Ecuador en enero de 2023 fue la…
Resultados de elecciones 2023, ¿cuándo se conocerán?
Acoso sexual en redes acecha a los jóvenes en Ecuador
Fuertes incendios en Chile provocan al menos 12 muertos

Diseñan un inodoro inteligente para detectar enfermedades en la orina y heces

Bajar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena puede ayudar a que las bacterias no 'salten'. Foto: Flickr/ Ken Dyck.

Bajar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena puede ayudar a que las bacterias no 'salten'. Foto: Flickr/ Ken Dyck.

Imagen referencial. La Universidad de Stanford en EE.UU. diseñó un inodoro inteligente que rasteará enfermedades en las heces de las personas. Foto: Flickr

Ingenieros de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han diseñado un "inodoro inteligente" que sirve para detectar enfermedades en la orina y las heces de los usuarios.

En un artículo publicado este lunes 6 de abril de 2020 en la revista Nature Biomedical Engineering, los responsables del estudio describen el mecanismo como un conjunto de hardware y software, que se puede instalar en inodoros estándar para rastrear biomarcadores de salud y enfermedad en las deposiciones.

Los expertos, liderados por el doctor Sanjiv Gambhir, de la Universidad Stanford, destacaron que el uso de esta tecnología permitiría medir repetidamente el estado de salud de una persona de manera no invasiva y económica, lo que facilitaría la prevención de enfermedades y un diagnóstico y posterior tratamiento más precisos.

Hasta ahora, destacaron los investigadores, la mayoría de las tecnologías que se utilizan para controlar la salud de una persona a menudo no producen datos que puedan procesarse y están vagamente integradas en los ensayos clínicos.

Este inodoro incorpora sensores de presión y movimiento y cámaras de video para analizar el flujo de orina y su composición bioquímica básica.

Además, dispone de algoritmos de visión artificial y aprendizaje automático para clasificar las heces según una escala clínica en función de su morfología y liquidez, y cuenta con identificación biométrica a través de un escáner de huellas digitales instalado en la cadena del inodoro.