13 de marzo de 2020 00:00

Las prendas de segunda mano, con más clientes

Aurea Studio cuenta con dos curadores que seleccionan la ropa que se pone a la venta. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Aurea Studio cuenta con dos curadores que seleccionan la ropa que se pone a la venta. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Ana Cristina Alvarado
Redactora (I) aalvarado@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El concepto de comprar ropa usada ha cambiado mucho. Ahora se lo relaciona con la adquisición de productos en excelente estado a un precio conveniente y con la disminución del impacto ambiental.

De acuerdo con una proyección de la empresa de análisis de datos Global Data, el tamaño del mercado global de moda de segunda mano pasará de USD 28 000 millones en 2019 a USD 51 000 millones en 2023.

Esto responde a que los consumidores están más informados sobre el impacto de la industria de la moda. Esta produce 100 000 millones de prendas cada año, de las cuales tres quintos terminarán en basureros o incineradores al año de haberse producido, según la consultora McKinsey.

Al menos tres emprendimientos apuestan por este modelo en Quito: Aurea Studio, The Walk-in-Closet y el Bazaar de vestidos de novia.

La primera es una tienda de marcas locales. Desde noviembre de 2019, en Aurea Studio se implementaron dos líneas de ropa de segunda mano: Alice Slow y Moda para tu bolsillo. Las prendas de la primera son seleccionadas por la dueña de la tienda, la diseñadora Andrea Rivera, y las de la segunda, por el asesor de imagen Patricio Nieto.

“Hay rotación constante”, asegura Rivera. Agrega que “cuando les muestras la prenda, el estado es perfecto; no se resisten y la compran”.

The Walk-in-Closet, por otro lado, es un espacio para venta a consignación de ropa de alta gama nueva y usada. “Reviso la prenda y le pongo un precio sugerido. Cuando se vende, la dueña original recibe el 50%”, explica Ana María Santacruz. En este local se venden más de 500 ítems al mes.

Por cada cinco artículos, Santacruz pide la donación de una prenda, para a su vez entregar a fundaciones como Cristo de la Calle o Asonic.

El Bazaar de vestidos de novia, por último, se realiza desde 2018 pasando un mes. Durante 2020, las ferias tomarán lugar en el Wyndham Garden.

Los vestidos son prácticamente nuevos porque se usan por una sola vez, de acuerdo con la experta en mercadeo Paulina Giacometti, de la empresa organizadora, Marketti.

“Es la oportunidad para que tú misma lo vendas a muy buen precio”, asegura Giacometti.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)