Cómo acompañar a las mascotas al morir
El máximo jefe de las FF.AA. sobrevoló la cárcel de Cotopaxi
Diócesis en Nueva York ocultó por años abuso sexual …
La eliminación del ISD en el sector aéreo impulsará …
Una caravana por Quito está prevista para la noche d…
Policía libera a un empleado retenido por los presos…
COE de Huaquillas solicita que se revise el estado d…
La Asamblea rechaza las críticas por vehículos; dice…

Una pasarela para mostrar la moda kichwa se instaló en Otavalo

La Expo Cultura y Moda Otavalo 2018 reunió a una docena de  diseñadores y artesanos que presentaron nuevas colecciones. Fotos: Álvaro Pineda para EL COMERCIO.

La Expo Cultura y Moda Otavalo 2018 reunió a una docena de diseñadores y artesanos que presentaron nuevas colecciones. Fotos: Álvaro Pineda para EL COMERCIO.

La Expo Cultura y Moda Otavalo 2018 reunió a una docena de
diseñadores y artesanos que presentaron nuevas colecciones. Fotos: Álvaro Pineda para EL COMERCIO.

Diseños tradicionales, pero con materiales modernos. Esa es la propuesta que Estela Ramos, propietaria de la boutique Bordados Yarina, exhibió en la Expo Cultura y Moda Otavalo 2018.

La cita congregó a una docena de diseñadores y confeccionistas de trajes de los pueblos kichwas Otavalo y Kayambi de la Sierra Norte.

El objetivo fue promocionar a los talleres y almacenes del cantón, cuenta Edwin Vaca, director de Turismo y Desarrollo Económico Local del Municipio de Otavalo.

El programa, que es un preámbulo a la Fiesta del Yamor, giró en torno a cuatro ejes: pasarelas de ropa típica y bisutería otavaleña. También hubo exhibición de emprendimientos comunitarios y un concierto de música andina.

Ramos, que lleva 15 de sus 47 años, experimentando con telas e hilos, se ha especializado en los cortes de la elegante y vistosa ropa que lucen las mujeres indígenas.

A diferencia de otras diseñadoras, Estela Ramos es más conservadora. Mientras unas prefieren los escotes amplios y mangas cortas, la artesana otavaleña gusta de las mangas largas y con vuelos, como lucían las mujeres antes.

El traje de novia, por ejemplo, está compuesto por un anaco (falda), una blusa y dos velos con los que se cubre la cabeza. Toda esa vestimenta es de color blanco.

Prácticamente toda la elaboración de la ropa nupcial se hace manualmente. Con paciencia cose los delicados encajes, finos mullos y las brillantes lentejuelas, que parecen diminutos diamantes.

Por eso, entre sus clientes están las mujeres Otavalo que han emigrado al extranjero, especialmente a Colombia y España. La elaboración de cada ajuar lleva hasta 15 días. En el taller tiene la asistencia de su hija y dos colaboradoras.

Para Luis Lema, de Tejidos Rosy, una firma que se especializa desde hace dos décadas en la elaboración de ponchos y chalinas, esta vitrina permitió difundir los nuevos diseños de los diferentes emprendimientos.

En su caso presentó tres recientes modelos de una nueva colección. Se trata de dos de ponchos coloridos, conocidos como mexicanos. También una chalina.

En la Expo Cultura y Moda Otavalo 2018 se cuidaron todos los detalles. Con tres semanas de antelación se escogieron 16 chicas y chicos de las comunidades vecinas, que lucieron a las ropas. El desfile en la pasarela estuvo a cargo de Antony Yamberla.

La inusual exhibición atrajo a unos 3 000 visitantes que se congregaron en la Plaza de Ponchos, donde se realizó el desfile de modas.