Nutricionistas usan las redes para derribar mitos sobre la alimentación sana

La nutricionista Cristina Calderón, durante una producción de contenido para sus redes sociales. Cuenta con 11 000 seguidores en Instagram. Diego Pallero / EL COMERCIO

¿Los hidratos de carbono no engordan? ¿Tampoco las frutas que se comen pasadas las 17:00? Para abordar los mitos sobre la comida, decenas de nutricionistas comparten sus conocimientos a través de las diferentes redes sociales. Instagram -por ejemplo- es la favorita de Cristina Calderón, de 29 años.

Esta nutricionista abrió su cuenta en abril del 2016, motivada también por amigos, que le pedían recetas saludables pero deliciosas, y por pacientes que llegaban al consultorio solicitando que mantenga el pan dentro del plan.

Durante mucho tiempo fueron los propios profesionales de la nutrición los encargados de satanizar determinados alimentos. Andrea Alvarado fue testigo de eso. “Mi primer nutricionista me quitó de una todos los hidratos de carbono. Sufrí demasiado”, cuenta. 

Ahora, son los ‘influencers’ los que les restan importancia a las frutas, por ejemplo, que aportan energía al organismo.  Esa, precisamente, es la principal función de los carbohidratos. En Instagram, Calderón comparte ideas de desayunos y almuerzos saludables para toda la semana.

Aunque se conoce que cada persona tiene necesidades calóricas puntuales, esta nutricionista afirma que sus menús cumplen con un solo propósito: promover un estilo de vida saludable, alejado de restricciones. Esas limitaciones, a la larga, solo aumentan el riesgo de trastornos alimenticios.  

“Claro que puedes comer pan”, les dice esta experta a sus pacientes, pero “la clave está en elegir una buena hogaza”.

El pan de masa madre es una opción. Tiene entre dos y tres ingredientes, mientras que un pan comercial suma hasta 25. 

Sara Mafla es otra de las nutricionistas que se unió a esta tendencia. Desde esa misma red social comparte ‘tips’ para disfrutar de la comida, in­cluidos los postres.

Uno de sus últimos ‘post’ se tituló ‘Stop Carbofobia’. A su comunidad de seguidores les explicó que: “No son tus enemigos y no hay ninguna razón para no comerlos”.  

Allison Santillán, en cambio, habla de alimentación complementaria. Hace una semana publicó el ‘top’ de alimentos ricos en hierro: las leguminosas, carne, pollo, tofu, brócoli y quinua lideran la lista.

Daniela Sandoval ayuda a sus seguidores a identificar productos procesados de calidad. La semana pasada desveló las ‘trampas’ de los yogures que se comercializan con la etiqueta de saludables. “No se dejen llevar solo por la etiqueta frontal, revisen con detenimiento la tabla nutricional”.  

A Marco Gaibor le gusta hablar de las enfermedades que aparecen por evitar nutrientes indispensables en la dieta.

Además de consejos, los especialistas comparten recetas rápidas, elaboradas con productos locales y de fácil acceso, y charlas virtuales en vivo, en las que tratan varios temas.

Hace tres semanas, Calderón habló sobre los beneficios de consumir pan de masa madre. Antes, protagonizó una salida en vivo hablando sobre los beneficios de una alimentación basada en plantas. “Se siente increíble cuando la gente prepara las recetas y te las comparte”, menciona. 

En realidad, ese es el único impulso de estos nutricionistas para seguir con la planificación de las diferentes actividades, pues según los expertos pocos son los seguidores que se convierten en pacientes.

Esos son fruto de recomendaciones. Así es como han llegado más pacientes durante los últimos meses.

Estos profesionales también comparten rutinas de ejercicios y frases para motivar a su comunidad, pero ninguno maneja términos como el peso ideal. Para ellos, la palabra dieta salió de su diccionario para evitar frustraciones.