5 de mayo de 2017 00:00

Los tres neonatos con microcefalia, bajo control médico

El Ministerio de Salud tiene un plan de visitas preventivas para embarazadas.

El Ministerio de Salud tiene un plan de visitas preventivas para embarazadas. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Elena Paucar
Redactora (I)

Ecuador se suma a lista de nueve países de América que reportan recién nacidos con malformaciones congénitas asociadas al virus zika. La ministra de Salud, Verónica Espinosa, informó el pasado jueves 4 de mayo de 2017 que tres neonatos padecen microcefalia congénita, casos que fueron detectados en Manabí.

Desde el año pasado, el Ministerio de Salud Pública ha reportado 400 embarazadas con zika en ocho provincias. 185 niños ya nacieron y en nueve casos se confirmó la transmisión vertical del virus, de madre a hijo, durante el embarazo.

Cuatro no presentan complicaciones, aunque portaban el virus. Y dos continúan bajo observación, porque nacieron con malformaciones pero aún no se confirma que sea a causa del virus.

Espinosa, además, indicó que hubo tres abortos espontáneos, otra de las alteraciones atribuidas al virus. Sin embargo, solo un caso fue confirmado, luego de hallar el zika en la placenta. También hay reportes de otros seis casos con diferentes alteraciones neurológicas, como trombos y quistes, microhemorragias y aneurismas de retina, pero se descartó su nexo con el zika.

“Estas 400 mujeres se han contagiado del virus zika en el primero, segundo o tercer trimestres de embarazo, y han tenido acompañamiento. El riesgo es mayor en los tres primeros meses”, aseguró la Ministra.

El tamaño del cráneo de un recién nacido con microcefalia es inferior al normal. Esta condición puede causar retraso del desarrollo neurológico, psicomotor, discapacidad intelectual e incluso convulsiones. Así lo establece una guía para la detección y tratamiento, del Ministerio de Salud.

El documento da las pautas a los especialistas para realizar pruebas de diagnóstico, como medición del perímetro cefálico, evaluaciones clínicas, tomografías y ecografías para detectar anomalías cerebrales.

También recomienda exámenes periódicos de seguimiento, hasta los 4 años de edad, e incluye un tratamiento integral mediante estimulación temprana, fisiatría y acompañamiento psicológico.

El virus zika circula en 66 países y se diseminó en América a partir del 2015. Se transmite por la picadura del Aedes aegypti, el mosquito portador de otros virus como el dengue y la fiebre chikungunya.

Su expansión encendió las alertas sanitarias globales debido a su vínculo con males neurológicos, como la microcefalia y el síndrome Guillain Barré, que produce parálisis en adultos.

Brasil reportó los primeros casos y actualmente suma más de
2 600 reportes de microcefalia por zika. Luego aparecieron más cuadros en Colombia, Estados Unidos, República Dominicana, Bolivia, Guatemala y otros.

El virus puede pasar de la madre al feto durante el embarazo y a través de las relaciones sexuales, ya que permanece en el semen hasta por seis meses.

Los síntomas no son la mejor madera de detectarlo, ya que apenas uno de cada cuatro contagiados los presenta. “Es posible que muchas mujeres se hayan contagiado en el embarazo y no lo sepan. Es importante que sigan los controles prenatales de manera regular”, dijo Espinosa.

Las autoridades recomiendan a las embarazadas tomar medidas, como usar repelente, mosquitero, ropa clara y mantener relaciones sexuales seguras (uso de preservativo).

Desde el 2016, Ecuador suma 3 537 casos de zika. Manabí, Guayas y Esmeraldas concentran gran parte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)