23 de marzo de 2019 00:00

El kasama y el guama se vivirán en abril en Santo Domingo de los Tsáchilas

Los tsáchilas de las comunas participantes organizan presentaciones de danza tradicional para las fiestas.

Los tsáchilas de las comunas participantes organizan presentaciones de danza tradicional para las fiestas. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
María Victoria Espinosa
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Abril es un mes de fiesta para la nacionalidad Tsáchila, radicada en Santo Domingo. Esta etnia prepara dos fiestas interculturales, que serán justo durante el feriado de Semana Santa. Se trata de la fiesta Kasama, que será entre el 18 y el 20 de abril, y la fiesta del Guama, prevista para el 21 de abril.

La fiesta oficial del Kasama será en la comuna Cóngoma Grande y es organizada por la Gobernación tsáchila y el Consejo de Ancianos. También se realizarán varias actividades en las comunas El Poste, Chigüilpe, Otongo Mapalí y Colorados del Búa.

Allí, las celebraciones serán organizadas por los centros culturales y turísticos para los visitantes. Estos lugares ofrecen paquetes que incluyen limpias, recorridos nocturnos, baños de purificación, hospedaje y alimentación.

En Cóngoma Grande se tiene previsto hacer juegos ancestrales, como el de la lanza o el palo ensebado. También habrá presentaciones artísticas de orquestas tsáchilas y obras de teatro. Además, habrá un ritual en el que los participantes tomarán ayahuasca para conectarse con la naturaleza.

Diana Aguavil, gobernadora tsáchila, afirmó que cada comuna presentará entre tres y cinco grupos musicales. Ellos contarán, a través del baile o del teatro, una costumbre, leyenda o tradición tsáchila. El año anterior se realizó la danza de la pesca, que representaba la importancia de los ríos y la preparación que debía tener el pescador antes de una faena.

Otro grupo honró a las ancianas tejedoras tsáchilas, que rescataron la tradición de los telares para hacer los manpé sampa (faldas a rayas).

Este año también se tiene previsto que se realice la ceremonia de la ayahuasca o nepi. Este acto es el más tradicional y se hace durante la noche del viernes. Los participantes asisten a un ritual, que se inicia con los sonidos del bombo, el tambor y el shuade (palo de lluvia).

El chamán se contacta con los ancestros nativos, quienes autorizan a hacer el ritual. Luego el turista debe tomar una copa de ayahuasca, que es una bebida alucinógena que se prepara con las hojas y tallo de un bejuco nativo conocido también como nepi.

A los pocos minutos, el turista empezará a ver puntos negros y luego todo se volverá blanco o negro. En ese momento, los turistas que hayan llegado a niveles superiores de concentración podrán conectarse con la naturaleza a través de una especie de sueños.

Ahí podrán ver a animales salvajes, que le enviarán mensajes sobre su vida, el pasado o los alertarán sobre algún problema que deberán enfrentar. “Para que este ritual sea efectivo, el turista debe prepararse con una alimentación liviana y además espiritualmente. De lo contrario, no conseguirá esa conexión”, dice el chamán Manuel Calazacón.

Luego de pasar ese trance empezará la segunda parte de la ceremonia, que consiste en un ritual de florecimiento en el río. Ahí el chamán riega sobre el paciente una mezcla de agua con flores y esencias, que ahuyentarán las malas energías. Después se realiza una limpia para concluir la ceremonia.

Al siguiente día (sábado) se hará una fiesta con presentaciones, concursos y festivales gastronómicos.

El domingo, en cambio, se conmemora la fiesta del Guama, que significa Día Grande. Esta fiesta se realiza desde hace un año en el Centro Cultural Mushily, en la comuna tsáchila Chigüilpe.

La guía nativa Miriam Calazacón señaló que esta fiesta es para celebrar un nuevo año, según la cosmovisión tsáchila. Para la nacionalidad es importante iniciar un nuevo período reunidos en familia y disfrutar de comida típica y del malá o chicha de maíz con caña, que se elabora en un trapiche.

Los turistas podrán participar de esta fiesta y hacer actividades como pintarse el cabello con achiote, probar el malá y la comida típica, recorrer los senderos, estaciones históricas y el museo etnográfico.

En este último sitio conocerán a un escarabajo que solo salía del bosque hasta las casas de los tsáchilas en el Guama, y era considerado un símbolo de suerte y prosperidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)