El equilibrio es clave en el ejercicio cotidiano

Estos movimientos mejoran el rendimiento deportivo y reducen el riesgo de lesiones luego de un tropezón o caída.  Foto: Julio Estrella/ El Comercio

Estos movimientos mejoran el rendimiento deportivo y reducen el riesgo de lesiones luego de un tropezón o caída. Foto: Julio Estrella/ El Comercio

Estos movimientos mejoran el rendimiento deportivo y reducen el riesgo de lesiones luego de un tropezón o caída. Foto: Julio Estrella/ El Comercio

Ejercicios para bajar de peso, para desarrollar masa muscular y para despejar la mente están entre los más buscados en la Internet. Hombres y mujeres quieren verse y sentirse saludables, sin embargo, se olvidan de los movimientos que pulen el equilibrio.

Son indispensables -apunta el deportólogo Celio Romero- para reducir el riesgo de lesiones después de un tropezón o de una caída, pues mejoran la capacidad del cuerpo para reaccionar con rapidez.

El equilibrio es la capacidad que permite al ser humano mantenerse estable aún en terrenos irregulares; ya sea de pie, sentado o de rodillas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (Centers for Disease Control and Prevention), más de uno de cada cuatro adultos sufre una caída por año.

Para trabajar el equilibrio hay decenas de movimientos, pero los más efectivos son aquellos que requieren de implementos como la pelota suiza o la media pelota. A esta última también se la conoce con el nombre de bosu. Algunos entrenadores trabajan con bandas elásticas. Otros, en cambio, incluyen planchas isométricas.

Todas las rutinas y equipos requieren de concentración, otro punto a favor de estos movimientos.

El deportólogo Romero explica que esos ejercicios activan todos los músculos del cuerpo, pero que el trabajo se concentra en el ‘core’. Incluye los oblicuos y la zona lumbar (la parte baja de la espalda).

Todas esas posibilidades se pueden realizar dentro de casa. Basta con una guía inicial de un especialista que, por lo regular, es un deportólogo.

Los movimientos son amigables, aunque a las personas de la tercera edad se les sugiere la asistencia de algún familiar. Está comprobado que con el paso de los años se pierde masa muscular, lo que dificulta mantener el equilibrio parado en un solo pie, por ejemplo.

En caso de carecer de los implementos mencionados, se puede recurrir a alternativas con solo el peso del propio cuerpo. Esas son ideales para los más pequeños de la casa y para los adultos mayores.

Hay otras propuestas como cerrar los ojos e imaginar que se camina sobre el borde de un balcón, o mientras se camina mover la cabeza hacia arriba y abajo, y luego hacia la izquierda y derecha. Al igual que el trabajo con el bosu, esas acciones exigen un mayor esfuerzo.

A todos esos ejercicios se los puede incluir después de una rutina de cardio (caminar, trotar, saltar la cuerda) o de un circuito para ganar masa muscular, o también destinar 60 minutos de un día de la semana para profundizar esta práctica.

Para garantizar su ejecución se sugiere sumergirse en disciplinas como el pilates o yoga, pues esas contemplan una serie de ejercicios enfocados en mejorar el equilibrio.

Cuando se pule esa capacidad de coordinación, también se garantiza un mejor desempeño deportivo, por ese motivo corredores y futbolistas de élite incluyen esos movimientos dentro de su entrenamiento. De acuerdo con los expertos, los vuelve más ágiles.