México dará asilo a Pedro Castillo si así lo solicita
Dina Boluarte jura como primera presidenta de la his…
Nicolás Maduro rechaza condena por corrupción de Cri…
Seis candidatos a la Alcaldía de Quito firmaron comp…
Nayib Bukele rechaza recomendación de terminar estad…
Casos de viruela del mono suben a 405 en Ecuador
Ecuador se pronuncia sobre situación política en Perú
La mascarilla vuelve a ser obligatoria en espacios c…

¿Qué pasó con la tortuga que Carlos III apadrinó cuando visitó Galápagos en 2009?

carlos

En marzo del 2009, el entonces príncipe Carlos de Inglaterra visitó las Islas Galápagos como parte de una rápida agenda que cumplió en Ecuador. Allí recorrió el Centro de Crianza de Tortugas Gigantes Fausto Llerena, donde apadrinó a una tortuga que bautizó con el nombre de su hijo mayor, William.

En su visita, el ahora rey Carlos III estuvo acompañado de su esposa, la actual reina consorte, Camila Parker. Ecuador era la última parada de una gira ecológica que también lo llevó a Chile y Brasil.

William, la tortuga gigante No. 53, de la especie Chelonoidis duncanensis de la isla Pinzón, eclosionó en el Centro de Crianza Fausto Llerena, en la Isla Santa Cruz, el 4 de abril de 2007 con un peso de 72 gramos, con 8.3 cm. de largo curvo y 8.6 cm de ancho curvo. Fue el huevo No. 1, del nido 11.En la fecha del apadrinamiento, la tortuga pesaba 446 gramos y medía 16.8 cm de largo curvo y 17.4 de ancho curvo.

La 'ahijada' de Carlos III estuvo bajo cuidado de los guardaparques hasta el 1 de julio del 2013, cuando fue devuelta a su hábitat natural, la isla Pinzón. En ese momento pesaba 2,5 kilos y medía 31.4 cm de largo curvo y 32 cm de ancho curvo. Esta tortuga fue parte de un grupo de 30 que se repatriaron.

La repatriación es parte del proceso que se sigue para la conservación de las especies. Al alcanzar un tamaño aceptable, las tortugas son trasladadas a sus lugares de origen, habiendo sido marcadas para su monitoreo.

Carlos III es conocido por sus iniciativas en cuanto al trabajo a favor del medio ambiente. Durante su tiempo en las islas Galápagos pudo testificar el trabajo realizado por la fundación Charles Darwin y conoció al Solitario George.