Primera sentencia con pena de prisión por envenenami…
Universidades volverán a ofertar posgrados autofinan…
Defensora del Pueblo subrogante, Zaida Rovira, cumpl…
Entrevista a Roberto Custode, consultor en movilidad…
Trump intenta bloquear la entrega de sus impuestos a…
Silvia Vera es la presidenta del movimiento Creo
Nueva revisión arancelaria ‘más profunda’…
Barack Obama suspende la polémica fiesta por su 60 c…

Veneno mortal de una araña podría servir para tratar ataques cardíacos

Veneno de araña australiana podría ayudar a las personas que sufren ataques cardíacos. Foto: Captura de pantalla / YouTube

Investigadores de la Universidad de Queensland (UQ) en Australia descubrieron que el veneno mortal de la araña tela en embudo contiene una molécula que puede ralentizar que las células del corazón mueran.

El veneno de esta especie contiene hasta 3 000 moléculas diferentes y al estar en una isla, se encuentra genéticamente aislado, comentaron los expertos, según publicó el 15 de julio del 2021 el portal australiano ABC News.

El equipo del profesor bioquímico Glenn King de la UQ halló que la proteína Hi1a del veneno arácnido bloquea el mensaje de muerte celular después de un ataque cardíaco, protegiendo el corazón.

“Durante un ataque cardíaco hay una pérdida inicial de células del músculo cardíaco en las regiones más afectadas y se puede producir una ola de daño que se extiende y que puede tardar horas o días en desarrollarse”, explicó King.

De esta manera, el veneno evitaría que se propague aquella ola de afectación. “Previene el daño a las células del músculo cardíaco o incluso a las células del cerebro“, añadió el profesional.

Descubrimiento de veneno de araña australiana para tratar ataques cardíacos. Video: YouTube

“A pesar de décadas de investigación, nadie ha podido desarrollar un fármaco que detenga esta señal de muerte en las células del corazón. Esto es una de las razones por las que la enfermedad cardíaca sigue siendo la principal causa de muerte en el mundo”, comentó el Dr. Nathan Palpant de la UQ.

Actualmente, no existen medicamentos en uso clínico que prevengan el daño causado por los infartos. Por tanto, el equipo científico de Australia tiene como objetivo llevar su hallazgo a ensayos clínicos en humanos en los próximos dos o tres años.

Con casi 60 000 australianos que sufren ataques cardíacos cada año, la investigación se considera una forma potencialmente vital de cambiar la forma en que se trata a los pacientes, agrega ABC News.