Alcaldes de Ecuador y Perú firman convenio de hermanamiento
Fausto Murillo: juicio político y recurso extraordin…
¿Quién es el sospechoso procesado por el ataque a Sa…
Salman Rushdie teme por su vida desde hace más de tr…
Nuevas diligencias para encontrar a la familia que s…
Pasarela y festival artístico inclusivo en el Boulev…
Narcos transportaban media tonelada de droga en cost…
Estados Unidos emite alerta roja por violencia en México

Una bacteria se convierte en la esperanza de la lucha contra el dengue

El mosquito del dengue además es transmisor del zika, la chikunguña y la fiebre amarilla. Foto: Pixabay.

Una bacteria llamada wolbachia es ahora la esperanza de la comunidad científica mundial en la lucha contra el dengue y otras enfermedades transmitidas por la picadura del mosquito Aedes aegypti en desarrollo de una investigación que tiene proyectos pilotos en Brasil, Colombia y México, y que ya empezó a arrojar resultados prometedores en Indonesia.

Los resultados de la investigación fueron presentados este miércoles por el World Mosquito Program (WMP), que indica que el proyecto puede tener implicaciones positivas para el 40 % de la población mundial que vive en zonas del trópico donde es habitual la presencia del mosquito, que además del dengue también es transmisor del zika, la chikunguña y la fiebre amarilla.

La bacteria introducida a mosquitos que luego son liberados evita que los insectos transmitan virus, lo cual ha quedado de manifiesto en un ensayo controlado en Yogyakarta, Indonesia, donde bajó un 77 % la incidencia del dengue y un 86 % las hospitalizaciones por causa de esa enfermedad.

“Este es el resultado que hemos estado esperando. Tenemos evidencia de que nuestro método wolbachia es seguro, sostenible y que reduce dramáticamente la incidencia del dengue. Tenemos una gran confianza en el impacto positivo que este método tendrá mundialmente, cuando sea ofrecido a comunidades en riesgo de contraer estas enfermedades transmitidas por mosquitos”, expresó el director del WMP, Scott O’Neill.

La investigación, según publica The New England Journal of Medicine, comprende la introducción de la bacteria en ejemplares de Aedes aegypti, que luego son liberados en regiones donde se cruzan con mosquitos silvestres.

"Con el tiempo, el porcentaje de mosquitos portadores de wolbachia crece hasta permanecer elevado sin necesidad de más liberaciones. Este método autosostenible ofrece una solución segura, efectiva y de largo plazo para reducir la carga de estas enfermedades", según el WMP.