El volcán Cotopaxi mantiene su proceso eruptivo
Un bus rodó sin control y cayó a una cuneta en Manabí
Natalia Ojeda y su hija Sabina fueron localizadas con vida
Lluvia y neblina en Quito dificultan la visibilidad …
Desaceleración en las exportaciones ecuatorianas par…
María Josefa Coronel renuncia a la Judicatura del Gu…
Empresas de telecomunicaciones denunciaron actos de …
Protestas sociales y bloqueos de carreteras afectan …

Costa Rica está cerca de completar su primer satélite espacial

El primer satélite costarricense servirá para medir la capacidad de los bosques del país centroamericano de captar carbono. Foto: AFP

El primer satélite costarricense servirá para medir la capacidad de los bosques del país centroamericano de captar carbono. Foto: AFP

Una vez concluida la fase de pruebas, el satélite será ensamblado y cubierto por una carcasa de aluminio, con lo cual será enviado a Japón para su lanzamiento, en 2018. Foto: AFP

La construcción del primer satélite costarricense, que servirá para medir la retención de carbono en los bosques del país, entró en una fase decisiva antes de su ensamblaje y lanzamiento el próximo año, dijeron este jueves 24 de agosto del 2017 los responsables del proyecto.

Los científicos a cargo del proyecto trabajan en la programación y verificación de los sistemas del satélite y el equipo terrestre, antes de ir a ensamblaje en septiembre próximo.

“Éste es el inicio de un proceso histórico para nuestro país y para Centroamérica, estamos colocándonos como los pioneros en la región en la elaboración de un satélite 100% centroamericano que abrirá paso a futuros proyectos e investigaciones”, dijo en conferencia de prensa Carlos Alvarado, presidente de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y el Espacio (ACAE).

El satélite y el equipo terrestre que lo complementa conforman el Proyecto Irazú, a cargo de ACAE y el Instituto Tecnológico de Costa Rica, y servirá para medir la capacidad de los bosques del país centroamericano de captar carbono.

Los componentes del satélite tipo CubeSat1U fueron adquiridos con apoyo de varias empresas y una campaña de recolección de fondos en la que contribuyeron más de 800 personas, según la ACAE.

Una vez concluida la fase de pruebas, el satélite será ensamblado y cubierto por una carcasa de aluminio, con lo cual será enviado a Japón para su lanzamiento en 2018, gracias a un convenio con el Instituto Tecnológico de Kyushu, indicaron los responsables del proyecto.