La Asamblea termina debate del pedido de destitución…
¿Habrá clases el miércoles 29 de junio?
Fiscalía abrió investigación por la muerte de un mil…
Comunidad Lgbti ratifica marcha del Orgullo en Guayaquil
Hospital Eugenio Espejo mantiene plan de contingenci…
El Pico y placa sigue suspendido en Quito este 29 de junio
Pobladores indígenas permanecen en los exteriores de…
Voces ecuatorianas del Orgullo Lgbtiq+

Las artesanías de Yanahuara se comercializan en tres ferias

María Bacigalupi junto a sus primos y tíos se ubicaron en la plaza Roja de la ciudad de Guaranda, en Bolívar. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

María Bacigalupi junto a sus primos y tíos se ubicaron en la plaza Roja de la ciudad de Guaranda, en Bolívar. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

María Bacigalupi junto a sus primos y tíos se ubicaron en la plaza Roja de la ciudad de Guaranda, en Bolívar. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

A las ferias de Latacunga, Riobamba y Guaranda acuden grupos indígenas de la comunidad Yanahuara, ubicada en los páramos de la provincia de Arequipa en Perú.

Los comerciantes, vestidos con sus tradicionales trajes, ofertan sus productos en las plazas y mercados. Las mujeres visten las coloridas polleras de varias capas de color rojo, verde, blanco y amarillos elaboradas con lana de vicuña o llama. Las figuras geométricas e íconos adornan las faldas.

Su atuendo se complementa con una blusa blanca y chaqueta roja que cuenta con paños en los hombros. Estos son tejidos a mano y sostenidas con tupos decorados con piedras de colores. La prenda está adornada con varias líneas y figuras que rodean las esquinas de la prenda. Mientras, los hombres lucen pantalones cortos de color rojo que están adornados con líneas multicolores.

“Somos de un pueblo donde no llega el automóvil y está en las montañas. Las mujeres se dedican a la crianza de ovejas, chanchos, vacas, llamas y alpacas”, comentó María Bacigalupi.

La comerciante, de 19 años, vende sus productos en una esquina de la plaza Roja, en Guaranda. Para protegerse del intenso sol se puso una gorra con un símbolo del vecino país.

Sobre un plástico colocó las artesanías elaboradas con lana de alpaca hechas a mano. Pequeñas llamas, monederos, guantes, gorros, maletas y aretes. Además de suéteres, pantalones, chalinas y polleras de fibra de llama.

“Estos productos son elaborados por los vecinos y familiares. Un grupo se encarga de hacer las artesanías y otros en viajar a las ciudades de Perú y Ecuador a venderles”, indicó Bacigalupi.

Los indígenas de Yanahuara también venden la fibra de las alpacas y llamas. Ellos son expertos en el trasquilado de los camélidos.

Los suéteres tienen adornos geométricos y llamas que son criadas en los páramos de Yanahuara. Una de las figuras que llama la atención son los danzantes de Arequipa. Las pequeñas figuras están adornadas con trajes con espejos y bordados a su dios en la espalda. Lleva un sombrero hecho de paja para protegerse del sol.

“Mostramos nuestra cultura al mundo. Las representaciones están hechas de fibra de la lana para que lo tengan de recuerdo”, aseguró la estudiante universitaria.

La primera parada del grupo indígena fue Guaranda por las fiestas del Carnaval. Al finalizar la celebración pagana tienen planificado visitar la denominada plaza de los Ponchos de Riobamba.

La feria se realiza en la plazoleta de la Concepción, ubicada en el centro norte de la urbe de Chimborazo. Tienen planificado viajar a Latacunga y a la feria de Saquisilí, en Cotopaxi.

“Queremos vender nuestro producto en estas ferias. Si acabamos antes, nos volveremos a Perú”, indicó la vendedora Rosa Gamero.

Los grupos de comerciantes de Perú viajan a Ecuador en diciembre, febrero y mayo. Lo hacen en buses interprovinciales.

Andrés Cepeda adquirió una chompa de lana en USD 15. El estudiante universitario, de 20 años, indicó que el bordado de la llama en la prenda es diferente al que elaboran los indígenas de Otavalo. Según Cepeda el ícono andino es pequeño.

“El modelo es bonito y me gustó. Acá en Guaranda hace mucho frío y el suéter me servirá para los fríos extremos que hacen en la ciudad de las Siete colinas”, manifestó el universitario.