23 de noviembre de 2019 00:00

Los abrigos andinos son prendas ideales para los días de mayor frío

Armadillo Stores hace diseños contemporáneos del poncho de siempre. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.

Armadillo Stores hace diseños contemporáneos del poncho de siempre. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Ana Cristina Alvarado
Redactora (I)
aalvarado@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Inamhi dio una alerta sobre el descenso de temperaturas en la Sierra. En Latacunga, la ciudad más fría, las temperaturas más bajas llegaron a 3°C y en Quito el termómetro bajó a los 6 grados. En estos escenarios, las chompas son muy versátiles y por ello son las prendas más comunes para protegerse del frío, sin embargo, la tradición andina cuenta con artículos infalibles para mantenerse abrigado en el día y noche.

El poncho es sin duda el objeto de vestimenta más icónico cuando se piensa en los páramos. No solo es fabricado para dar abrigo, sino también para evitar que la lluvia traspase a las capas interiores de vestimenta.

Dos marcas ecuatorianas de moda, Paqocha y Armadillo Stores, elaboran estas prendas, pero pensadas para la ciudad: son livianas y versátiles. Aunque no se trata de prendas impermeables, cuentan con otros beneficios, como ser muy suaves al tacto y tener diseños contemporáneos.

Paqocha hace accesorios como boinas, bufandas, mitones, guantes y polainas. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.

Paqocha hace accesorios como boinas, bufandas, mitones, guantes y polainas. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.


Paqocha es un proyecto social de moda fundado por Lorena Pérez y Felipe Segovia, hace 14 años. La lana de ‘baby’ alpaca, calidad determinada por el diámetro de cada pelo, entre 17 y 23 micrones, es la materia prima de este emprendimiento.

Su colección más reciente es Bosque de niebla, que consta de prendas hechas en telar y otras tejidas a mano. Ponchos, ruanas, quimonos, ponchos con capuchas y ponchos cerrados son algunas de las variaciones de esta prenda.

Además, Paqocha elabora, junto a artesanas de comunidades de Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Chimborazo y Bolívar, otros artículos como bufandas infinitas, gorros, polainas, mitones, cárdigans y sacos cerrados.

Un saco y un pantalón de Paqocha, para una cita casual en el campo o ciudad.. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.

Un saco y un pantalón de Paqocha, para una cita casual en el campo o ciudad.. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.

“La alpaca es una fibra que te permite transpirar, pues tiene cápsulas microscópicas de aire”, dice Pérez. “Es térmica, siete veces más caliente que la lana de oveja”, asegura. Entre los beneficios de esta fibra también está que es resistente, liviana y sedosa al tacto. Paqocha tiene puntos de venta en España y Francia.

Armadillo Stores, por otro lado, es una marca creada hace tres años por Daniela Quiñónez, quien encontró la oportunidad de trabajar con pequeños productores y artesanos kichwas para crear artículos tradicionales, pero con un giro contemporáneo.

Quiñónez es financista, pero al dirigir la marca también está encargada del diseño. Además, busca hacer colaboraciones con artistas locales. Una de las más recientes fue realizada con el artista y diseñador gráfico Irving Ramó.

El poncho tipo capa de Armadillo Stores libera los brazos y da comodidad. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.

El poncho tipo capa de Armadillo Stores libera los brazos y da comodidad. Fotos: Galo Paguay/ EL COMERCIO. Modelos: Paula López, Mariana Torres y Diana Palacios / Agencia DIS.

Este emprendimiento usa un acrílico antialérgico para elaborar una variedad de ponchos, como el que tiene capucha o el tipo capa, y cobijas. Los tejidos son tanto manuales como en máquina. “Esto nos permite tener precios accesibles”, asegura Quiñónez.

“Queremos llevar al mundo la tradición del poncho, pero modernizado”, dice Quiñónez. Indica que la marca está en países como China e Italia.
Ambas marcas pueden ser contactadas a través de sus redes sociales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)