Formación y ética, requisito para jueces y fiscales

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 29
Jueves 16 de julio 2020

El país entra a una etapa clave en la reinstitucionalización, luego de una década de demolición nociva y perversa.

El proceso complejo de selección de jueces y fiscales a nivel nacional debe partir de altas premisas.

La justicia ha sido cuestionada por la opinión pública. La experiencia ciudadana ha sido triste y la gente ha perdido totalmente la confianza.

La Policía sostiene que se hacen esfuerzos en la lucha contra el crimen y a veces las acciones de los jueces desvirtúan ese trabajo y son laxas con presuntos delincuentes.

La construcción de una cultura democrática donde el respeto al derecho y la ley sean norma de vida para todos exige jueces y fiscales de altísima calidad moral y académica. Para garantizar que la renovación de jueces sea de primera hay varias coordenadas importantes.

Una primera es la solvencia moral. Una hoja de vida sin tacha, un patrimonio acorde a los ingresos y unos fallos pulcros y equilibrados en quienes están en carrera judicial.

Otro aspecto fundamental es la formación académica. Altas calificaciones universitarias, permanente actualización y títulos de postgrado especializados son indispensables.

Y otro asunto no menos importante es la independencia. La afiliación política jamás debe interferir en sentencias y acciones judiciales. La conciencia política es una cosa y la administración de justicia es otra.

Un alto sentido de justicia es dar a cada cual lo que corresponde. Tener nitidez en lo que significa la vindicta pública y el derecho ciudadano.

Todo para que nunca más nadie se atreva a decir que desde el poder o cualquier otro estamento de la sociedad se le meterá las manos a la Justicia. Eso fue devastador.

Para los fiscales, los requerimientos éticos y profesionales son similares que para los jueces. Defender a la sociedad demanda altos valores.

Se da por descontado que cualquier funcionario de rango medio, más aún un aspirante a un ascenso judicial, como juez o fiscal, no debe estar incurso en el uso de credenciales fraudulentas como las denunciadas, frente a un país indignado.