El aborto, otro frente de conflicto en Estados Unidos

Hay revuelo en Estados Unidos con la filtración del borrador con el cual la Corte Suprema podría revocar la ley federal que permite el aborto. La sentencia ‘Roe vs. Wade’, de 1973 y que permitió la interrupción voluntaria del embarazo, es uno de los precedentes históricos en la conquista de derechos de las mujeres en el mundo. Pero el documento revelado por la página de noticias en línea Político es el resultado de la opinión de cinco de los nueve jueces que conforman de la mayor instancia judicial de ese país.

La sombra de la presidencia de Donald Trump no se ha despejado en Estados Unidos. De esos cinco conservadores que apoyarían la revocatoria de la sentencia ‘Roe vs. Wade’ fueron puestos por el exmandatario populista. La candidatura de una de ellos, Amy Coney Barret, fue cuestionada por los demócratas porque se daba en pleno año electoral hacia la presidencia de Estados Unidos. Además, fue nominada por Trump para suceder a Ruth Bader Ginsburg, ícono del progresismo y quien falleció el 18 de septiembre del 2020, poco menos de dos meses antes de los comicios. Ellos habían exigido que los republicanos se comportaran del mismo modo que lo hicieron con Barack Obama, cuando le impidieron nominar a alguien por las mismas razones.

Varias cosas llaman la atención y dejan dudas. En primer lugar está la filtración del documento, algo que podría ser considerado grave en el sistema judicial. El ‘Chief Justice’ (como se dice al presidente de la Corte), John G. Roberts Jr., ha pedido que se investigue a quien “traicionó la confianza” y permitió que se hiciera público el texto escrito por el ‘justice’ Samuel Alito.

Sin duda, la Corte Suprema estadounidense es política. Siempre se está pendiente de cuál es la tendencia mayoritaria, entre conservadores y liberales, porque de esto dependen sus sentencias. Resta por saber cuál es la posición de Roberts, quien ha sido destacado por no tolerar las intenciones de intromisión de los otros poderes del Estado.

También hay estados, como California, que han prometido proteger a las mujeres de este derecho. Es, sin duda, otro punto de conflicto de un país dividido.