Policía libera a ciudadano chileno que fue secuestra…
Cierran un carril de autopista Rumiñahui por siniest…
El Vaticano inaugura su belenes y enciende su árbol …
Marino que utilizaba vehículo de la Armada para tran…
La ‘Carita de Dios’ lucirá limpia y bonita en sus fiestas
La primera cosecha de marihuana de Nueva York está l…
La Asamblea desconoce designación del Superintendent…
Los satélites observan tres chimeneas de gases y cen…

Los latinos ponen energía y folclor a la Copa del Mundo

En Doha se escucha una mezcla de distintos acentos en español; son los hinchas de las selecciones de Latinoamérica. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Conexión Mundial 593

Caminar por las calles de Doha por estos días es como si uno estuviera en la Avenida de Mayo, en Buenos Aires; la Madero, en Ciudad de México; o por la Gran Vía, en Madrid. Se escuchan voces en castellano, pero con una gran variedad de acentos.

Entre las palabras que más se escuchan están ‘güey’, ‘boludo’ y ‘ostia’, que identifican a mexicanos, argentinos y españoles, respectivamente. Asimismo, hay una mezcla de gritos, culturas y estilos de vida que por estos días confluyen en el Mundial de Qatar.

Los hinchas le están dando color y calor al Mundial, que a ratos parece frío porque los cientos de miles que han llegado a este país siguen exigiendo más libertades y pidiendo que la venta de cerveza y alcohol sea más abierta y no restringida.

Las tradicionales calles de Doha, como el paseo marítimo de Corniche, de 7 km de longitud, se han convertido en los sitios de concentración para los latinoamericanos, que ponen picardía con sus ocurrencias y un gran bullicio, portando tambores, pitos y atuendos que llaman la atención.

Los mexicanos son los que imponen la alegría, porque en cada autobús o en el Metro entonan canciones características de ese país y gritan hasta quedar disfónicos. Hay cerca de 80 000, según los reportes del Gobierno, registrados a través de la tarjeta Haya, que habilita el ingreso al país.

Los argentinos llegaron desafiando al mundo por el buen momento de Lionel Messi y compañía, pero el día que Arabia Saudita les ganó esa jactancia disminuyó y ahora suelen decir: “no todo está perdido”.

Zonas como Corniche y la Perla parecen a ratos barrios latinos, donde se observa a los aficionados con las camisetas, banderas o algún distintivo de sus respectivas selecciones.

Los cataríes también se han identificado con ese sabor latino, especialmente de los mexicanos. En el Metro o en las estaciones de los autobuses suelen confundir a fans de otros países con los de esa nacionalidad.

Los hinchas brasileños se parecen un poco a los mexicanos por esa energía que emanan. Gritan todo el tiempo, caminan, alientan y contagian hasta el más pasivo. La presencia de ellos se ha notado más en los últimos días en las calles de Doha y en los ‘clúster’ (sitios de hospedaje autorizados por la organización). Se calcula que, en el partido ante Serbia, hoy a las 14:00 de Ecuador, habrá más de 20 000 brasileños.

Estadios

La FIFA evita dar información sobre el origen de los boletos adquiridos por los países, lo que deja dudas sobre si los estadios estarán llenos.

Hinchas

El partido inaugural contó con un grupo de 2 000 aficionados con la camiseta de Qatar. Medios europeos han mencionado que fueron contratados.

Fan fest

En los Fan Fest aparecen hinchas con distintivos de Argentina y Brasil, pero hay comentarios que pudieran ser contratados.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News