El CNE inicia una depuración del sistema político co…
1 000 millones del FMI son gratis e irán para gasto …
Ecuador: 26% de adultos mayores aún no recibe 2da. d…
Brith Vaca: ‘El resultado del enredo legal es la inercia’
El cantón Mejía abre sus haciendas para hacer turismo rural
Marco Feoli: ‘Los niveles de violencia en Ecuador preocupan’
Bolivia registra 727 nuevos casos y España anuncia d…
Panamá vive tercera ola de covid atenuada y menos co…

República Checa derrotó a Escocia con un gol de media cancha incluido

Patrik Schick anotó los dos goles para la victoria de República Checa. Foto: EFE

Una exhibición, doblete incluido, del delantero Patrik Schick, empañó el retorno a un gran torneo de Escocia y propició el primer triunfo de la República Checa en la Eurocopa, abrillantado con un gol escandaloso, postulado ya como uno de los mejores de la competición.

El delantero del Bayer Leverkusen recogió un rebote, un balón perdido por el conjunto escocés y, desde el medio del campo, desde casi 50 metros, ejecutó un tiro fuerte, potente, preciso y colocado que dejó en evidencia al meta local David Marshall, adelantado, fuera del arco. Un lanzamiento perfecto, imposible para el portero del Derby County.

Solo han transcurrido cuatro días desde el arranque de la competición, unos pocos partidos, y el segundo tanto de Schick ya asoma como el más sobresaliente. Difícil contemplar uno similar en lo que resta de Eurocopa.

Anotado al inicio de la segunda mitad, en el minuto 51, fue el segundo de Schick y el segundo de la República Checa, que palió el intento de reacción de la selección de Escocia y que encumbró un arranque de segunda parte más que agitado.

Escocia tuvo una puesta en escena tras el descanso, que alcanzó ya en desventaja, de forma similar que al inicio del partido, donde ninguno se salió del guión establecido.

El equipo escocés, de regreso a una Eurocopa veinticinco años después, intentó ser fiel a sus principios. Intensa presión, entusiasmo y juego directo. Sometió en los minutos iniciales al conjunto checo, más mesurado, con menos prisas.

A base de fuerza, de aceleración y de pujanza intentó arrinconar a los visitantes que, sin embargo, tuvieron la primera ocasión del partido con un lanzamiento de Patrik Schick tras recoger un balón de Jakub Jankto. El tiro, que obligó al meta David Marshall a dejar su sello, fue la carta de presentación en el torneo del atacante del Bayer Leverkusen, auténtica referencia del equipo de Jaroslav Silhavy y hombre del partido.