Avances contra el VIH han retrocedido en los dos últ…
Pachakutik pedirá sanciones contra asambleístas del …
Invasión rusa deja 440 niños muertos en Ucrania hast…
¿Hasta cuándo se paga el decimotercer sueldo en Ecuador?
Justicia salvadoreña sentencia a más de 200 y 300 añ…
180 000 aves de corral serían sacrificadas por brote…
Diputado opositor propicia bofetada a otra diputada …
Guillermo Lasso destaca avances en proceso para elim…

El femicidio es un delito que no puede ser juzgado sin la presencia del procesado

Elizabeth Otavalo, madre de Bernal, compareció ayer en la Asamblea y dio a conocer su testimonio de lo ocurrido con su hija de 34 años. Foto: Asamblea Nacional

Han transcurrido cerca de 15 días desde que el Ministerio del Interior confirmó que el esposo de María Belén Bernal está prófugo.

El sospechoso pasó de ser un instructor de cadetes en la Escuela Superior de Policía a ser considerado el principal sospechoso de la muerte de la abogada de 34 años de edad. Ahora su rostro encabeza la lista de Los Más Buscados del país por cometer violencia de género. Y su localización está en manos de una unidad especializada de la Policía, que se encarga de buscar a personas de alta peligrosidad requeridas por la ley.

Precisamente el viernes pasado, el hombre fue procesado por el presunto delito de femicidio. La Fiscalía lo señaló como autor de ese ilícito durante una audiencia que se desarrolló en la Casa de Justicia de Carcelén de Quito. Una jueza también le dictó prisión preventiva. En esa diligencia, el fiscal del caso presentó tres evidencias para fundamentar la imputación.

El primero fue el informe del levantamiento del cuerpo de Bernal, en el cerro Casitagua. El segundo fue una pericia para comprobar que las huellas del cadáver correspondan a la víctima y la tercera evidencia fue la autopsia médico-legal, que determinó que la mujer murió por estrangulamiento y asfixia. Antes de huir, el sospechoso dio su versión en Fiscalía y dijo que su esposa cogió un taxi en la avenida Simón Bolívar y desde entonces desconoce su paradero.

Situación jurídica

Pese a estar prófugo de la justicia, la Fiscalía sí puede seguir el proceso judicial contra el esposo de Bernal mientras dure la fase de investigación pública (la Fiscalía tiene 120 días para recabar evidencias) y durante la etapa preparatoria de juicio, que es cuando un juez decide si lo llama o no a juicio.

Si al finalizar esa etapa, el sospechoso aún no es capturado, el proceso judicial en su contra quedará suspendido. Así lo establece el artículo 563 del Código Integral Penal. “Si la persona procesada está prófuga, después de resuelta la etapa de evaluación y preparatoria de juicio, la o el juzgador suspenderá la iniciación de la etapa de juicio hasta que la persona procesada sea detenida o se presente físicamente de manera voluntaria”, detalla la normativa penal.

La abogada Gabriela Uquillas, experta en estudios judiciales, señala que la presencia de los procesados en el juicio es obligatoria en la mayoría de delitos. Excepto en los relacionados con la corrupción. Ella menciona el artículo 233 de la Constitución de Ecuador.

Allí se detalla que, en los delitos de peculado, cohecho, concusión y enriquecimiento ilícito, los juicios se iniciarán y continuarán incluso si no están presentes las personas acusadas. Según el experto en Derecho Penal, Gabriel Ponce, el femicidio no entra en esa lista y, por eso, una persona acusada de ese ilícito no puede ser juzgada o sentenciada en ausencia.

Sin embargo, si hay más imputados, la causa penal solo se suspenderá para quien está prófugo y continuará para el resto.
En el caso de María Belén Bernal no solo está procesado el esposo sino también una cadete de la Escuela Superior de Policía. A ella, inicialmente, se le investigaba por el presunto delito de desaparición involuntaria, pero el viernes pasado, la Fiscalía reformuló cargos y ahora también es investigada por femicidio. Actualmente, ella está recluida en una cárcel de mujeres de Quito. Su defensa asegura que ella es inocente de ese delito.

Comparecencia en Asamblea

Elizabeth Otavalo, madre de Bernal, acudió a la Asamblea para pedir un control de las investigaciones que ejecuta la Fiscalía y la Policía. Se presentó en la Comisión de Garantías Constitucionales, luego acudió a la Comisión de Justicia, y finalmente al Pleno de la Legislatura. En tres ocasiones tuvo que repetir su testimonio por pedido de los legisladores.
Ella aseveró que en la Policía “hay un espíritu de cuerpo” y que “hay encubrimiento desde los cadetes hasta los altos generales”.

Además, dijo que no hay un parte policial sobre lo ocurrido en la Escuela Superior de Policía el 11 de septiembre pasado. Ese día fue la última vez que Bernal fue vista con vida. “¿Dónde está un parte de las personas que estuvieron esa noche? Todos se cubrieron, nadie escuchó, nadie le dio auxilio”, señaló.

Otavalo aseguró que tampoco tiene información sobre la búsqueda del principal sospechoso.

La Ley

El delito de femicidio se sanciona con cárcel de 22 a 26 años. Así lo establece el artículo 141 del Código Integral Penal.

Femicidio se configura cuando “una persona que, como resultado de relaciones de poder manifestadas en cualquier tipo de violencia, provoque la muerte a una mujer por el hecho de serlo o por su condición de género”.

La norma penal menciona que se aplicará el máximo de la pena cuando el responsable es un familiar, esposo, novio, amigo o compañero de la víctima. También aplica este agravante cuando el cuerpo es arrojado a un sitio público.

El dato

11 días estuvo desaparecida María Belén Bernal. El 21 de septiembre pasado su cuerpo fue encontrado en el cerro Casitagua. Su madre la reconoció por un tatuaje.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News