34 operadoras de buses en Quito cobran el pasaje aum…
Agua cristalina en la laguna de La Carolina
Salubrista dice que Ecuador vive sexta ola de covid-…
Asamblea no puede realizar juicio político contra CN…
La esposa de 'Don Naza' y una persona más fueron lla…
¿Quién es la nueva secretaria de Educación Superior?
Corte suspende tres disposiciones en Ley de aborto p…
Pablo Arosemena: de la Gobernación de Guayas al Mini…

¿Qué es un aluvión? El fenómeno afectó a Quito en los últimos años

Los trabajos de remoción de escombros en el sector de La Gasca continúan este 1 de febrero del 2022 tras el aluvión que dejó 28 personas fallecidas. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Solo en dos años, los aluviones en Quito han dejado a su paso destrucción y muerte. El más reciente causó, hasta el 1 de febrero del 2022, 22 personas fallecidas, 47 heridas y 20 desaparecidas, según el informe emitido por las autoridades este martes.

El fenómeno que se registró el lunes 31 de enero del 2022 en el sector de La Gasca, en el norte de la capital, también dejó familias damnificadas, viviendas y vehículos destruidos, postes de energía eléctrica colapsados…

Diego Jurado, director del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Metropolitano, explica que los aluviones son sedimentos arrastrados por un flujo de agua por una ladera, quebrada o cauce.

Estos pueden viajar muchos kilómetros desde su origen, aumentando de tamaño a medida que avanza pendiente abajo. Los flujos transportan rocas, hojas, ramas, árboles y otros elementos que, al alcanzar gran velocidad, causan pérdidas humanas, daños estructurales y materiales.

¿Qué originó el aluvión de La Gasca?

El aluvión de La Gasca ocurrió como consecuencia de una acumulación de lluvias desde las 00:00 del lunes 31 de enero hasta horas de la tarde, dijo el alcalde Santiago Guarderas sobre el origen del fenómeno.

El Burgomaestre detalló que, según los reportes técnicos, el sábado 29 de enero en Quito se registraron 3,5 mililitros de agua - que equivalen a 3,5 litros por cada metro cuadrado-, el domingo 30 fueron 0,40 mililitros y el lunes 31 hubo una acumulación de lluvia de 75 litros por metro cuadrado, una cifra récord que no se registraba desde el 2003.

Luego de la acumulación de lluvia llegó una sobresaturación del suelo en las laderas lo que generó un deslizamiento al cauce y provocó el aluvión, dijo Guarderas.

El funcionario añadió que en el caso de la quebrada El Tejado, el aluvión superó la capacidad del embalse, que es de 4 500 metros cúbicos, a 20 000 metros cúbicos, es decir cuatro veces más.

La torre de captación, que es de 9 metros de altura, también fue taponada por una gran cantidad de lodo, piedras y árboles que sobrepasó la estructura y se produjo el desfogue a través de la quebrada de El Tejado.

Un aluvión afectó al barrio Santa Teresita, en Pomasqui

En septiembre del 2020 un evento similar se registró en Pomasqui, norte de Quito. El aluvión afectó al barrio Santa Teresita y dejó una capa de al menos 15 cm de fango sobre la avenida Manuel Córdova Galarza y García Moreno. También resultaron con afectaciones casas, carros, un centro comercial, una escuela y calles del sector cercano a la Mitad del Mundo

En ese entonces, el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (Sngre) dijo que el aluvión fue producto del desbordamiento de la quebrada Santa Teresa, tras el taponamiento de un colector. El incidente ocasionó inundaciones en la zona y afectó varias infraestructuras.

El Pinar Alto sufrió los daños de otro aluvión

En marzo del 2019, un aluvión descendió por la calle Manuel Valdivieso y bloqueó el paso vehicular en la avenida Mariscal Sucre del barrio residencial El Pinar Alto, en el norte de Quito.

La corriente arrastró vehículos que quedaron volcados dentro de predios y sobre las aceras a la altura de ese sector, ubicado también en las faldas del Pichincha.

Aquel día, una corriente de agua, rocas, palos, basura y material de construcción descendió por la calle de adoquines, mientras transeúntes corrían para evitar ser alcanzados por el caudal.

El exalcalde Mauricio Rodas explicó, en ese entonces, que las fuertes lluvias derivaron en tres deslizamientos de material vegetal, lo que taponó la quebrada Pichincha en su parte alta. De esta manera, provocó un desbordamiento de flujos hacia las calles Osorio y Pinar Alto.

En esos dos aluviones no se registraron personas fallecidas ni heridas.