Gobierno evalúa riesgos de nueva variante de coronav…
Conaie dice que no irá a diálogos sin resultados
Director y guía de la cárcel de Guayaquil, despedido…
Animada jornada de compras en Guayaquil por extensió…
Arte y artesanías en los corredores culturales
La formación de un ‘tornado’ sorprendió a Quito
408 plazas, en Zona Azul para motocicletas en Quito
Leyes para uso progresivo de la fuerza y seguridad p…

Alcantarillado colapsó por las lluvias en La Armenia

Vecinos de La Armenia muestran cómo las lluvias del 18 de octubre del 2021 afectaron sus terrenos. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

El temporal quiteño causa estragos en algunos barrios. Y eso pasó en el valle de Los Chillos: un sistema de alcantarillado colapsó tras la tormenta del lunes 18 de octubre del 2021 en el sector de San Virgilio Dávalos de La Armenia, en el suroriente.

El alcantarillado que recoge el agua de las viviendas de esa zona se llenó y explotó. A los pocos minutos, se inundó la calle. Desafortunadamente, el agua acumulada ingresó al terreno de Rosario Calispa, que vive desde hace seis años en San Virgilio.

La propiedad de Calispa se encuentra localizada en la parte inferior de la vía. Por debajo de su predio, atraviesa el alcantarillado que se desbordó.

El agua acrecentada alcanzó aproximadamente un metro de altura dentro de su terreno. Esa fuerza contenida hizo derrumbar el muro posterior de la vivienda. Los vecinos llamaron a Rosario para que volviera lo más pronto a casa.

Técnicos de la Epmaps determinaron que la red principal del alcantarillado es demasiado estrecha. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

“Se murieron mis animales (aves). Pedimos de favor a las autoridades que nos ayuden con esto para que no ocurra nuevamente”, manifestó Calispa con preocupación.

“Tampoco contamos con los recursos suficientes para estar construyendo un muro nuevo cada que llueve y pasa esto”, añadió la afectada.

Esta es la segunda vez que el agua del alcantarillado derriba el muro de la vivienda de Rosario. La primera fue hace aproximadamente seis meses y también fue ocasionada por las lluvias, según contó.

Edwin Gavilanes, arquitecto y vecino de Calispa, colaboró en las labores de limpieza de la zona. Vecinos del conjunto residencial de al lado también ayudaron a redireccionar el curso del agua. Destaparon un pozo y eso permitió que el líquido se redujera.

Es la segunda vez que el agua del alcantarillado derriba un muro. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La otra parte del agua continuó su paso, inundando un campo de cultivo de maíz que se encuentra en la parte trasera de la casa de Rosario y fue a parar en una quebrada cercana a las viviendas.

“Estamos buscando que alguien nos dé una solución por este colapso del alcantarillado”, expresó Gavilanes.

El hombre comentó que otra de las causas importantes del colapso del alcantarillado tiene que ver con que se trata de un “sistema inadecuado” que involucra a dos conjuntos residenciales que tomaron sin permiso la tubería para enviar sus desechos. “Esto también hizo que la tubería no soporte tanta demanda”, agregó Gavilanes.

Los habitantes del sector temen que nuevamente ocurra algo similar nuevamente por la gran cantidad de lluvias de los últimos días. Hace seis meses, afirman que el personal de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) acudió a la zona para realizar las inspecciones. Sin embargo, lamentan que no se les brindara una verdadera solución.

Ayer, 19 de octubre, llegaron nuevamente los técnicos. Determinaron que la red principal del alcantarillado es demasiado estrecha. Se trata de una tubería de 300 milímetros, que no abastece la carga designada.

Los inspectores de la Epmaps dijeron que presentarán un informe con un recálculo de la tubería que abastece el agua de toda la zona. La empresa también se comprometió a brindar un seguro que cubra los costos del muro derrumbado.

“Estamos a la espera de esos informes. Esperamos que sea cierto”, comentó el arquitecto Gavilanes.

Suplementos digitales