Tres secretarías se enfocan en lo social y la inversión
Déficit de 6 000 docentes en Ecuador
Más migrantes vuelven al Ecuador por festividades
Vecinos cuentan los tesoros de su barrio
Nueva Ley establece fusión entre BanEcuador y la CFN
Argentina detecta primer caso de Ómicron en viajero …
Cuenca encendió su árbol de Navidad
Trámite de derogatoria a reforma tributaria tomará meses 

Gobierno propone tipificar nuevo delito contra líderes de las mafias

El presidente Guillermo Lasso el lunes 15 de noviembre del 2021. Foto: EFE

Como parte de las medidas para enfrentar la grave crisis carcelaria que vive Ecuador, el presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció que ampliará una figura legal para castigar a los líderes de las mafias.

En cadena nacional, realizada la noche de este lunes 15 de noviembre de 2021, el jefe de Estado dijo que el objetivo del proyecto de ley que enviará a la Asamblea Nacional es atacar la raíz del problema en las cárceles: los jefes de las mafias.

“Ellos no podrán seguir eludiendo sus responsabilidades penales escondiéndose detrás de sus secuaces. Por ello tipificaremos el nuevo delito de “autoría por dominio de organización”. Es decir: los jefes de las bandas pagarán también por los delitos que ordenen cometer a sus cómplices”, señaló Lasso en su mensaje a la Nación realizado a las 20:00.

Sin embargo, a las 21:55 el Mandatario publicó en su cuenta de Twitter una fe de erratas donde corrigió el anuncio y aclaró que se ampliará y aplicará la “teoría de autoría por dominio de organización. Es decir, los jefes de bandas también pagarán por los delitos que ordenen cometer”.

El Primer Mandatario señaló asimismo que como parte del Acuerdo Nacional por la Crisis Penitenciaria que se firmó este 15 de noviembre en Guayaquil, en conjunto con varias entidades del Estado, se coordinarán acciones conjuntas y exhaustivas en materia de seguridad. “Los violentos no podrán con nuestra acción unida, nuestra total determinación para poner fin a sus días de impunidad”, indicó.

Lasso aseguró que con el nuevo proyecto de ley se llevará a cabo una reestructuración -y coordinación- de todas las entidades públicas relacionadas con el sistema nacional de rehabilitación social.

Así mismo, dijo, a fin de que la fuerza pública cuente con las herramientas necesarias para la defensa ciudadana y el control de los sistemas carcelarios, se aprobará las normas para el uso progresivo de la fuerza.

El Presidente también anticipó que volverá a decretar, cuantas veces sean necesarias, el Estado de Emergencia en las cárceles del país, “y esperamos contar con el apoyo de todas las instituciones”. “Los Estados de emergencia son una pugna exclusivamente con los violentos, y nadie más. Aparte de responder a un clamor ciudadano, son herramientas absolutamente necesarias y eficaces en esta lucha”.

Según el Mandatario, la descomposición del sistema penitenciario no se ha generado de la noche a la mañana, ni en unos cuantos meses. Hacen falta muchos años de descuido y abandono de los más esenciales valores democráticos, explicó.

“Nadie quiere convertir esto en un tema político. Pero tampoco podemos cegarnos al hecho de que hoy vivimos precisamente las consecuencias de la politización y corrupción de la seguridad ciudadana. Entregaron deliberadamente territorios a bandas delictivas para que operaran de manera impune”.

“Ustedes han visto el crecimiento del micronarcotráfico en nuestras ciudades, pero también el sabotaje a un radar que recientemente había sido puesto a operar en Manabí”, aseguró.

“Minaron nuestra justicia, nuestras entidades de control, y la relación entre poderes del estado. En consecuencia, nuestras fuerzas del orden sufrieron el mismo deterioro. Así, crearon un entorno tan permisivo para el crimen, que ya no nos enfrentamos a la delincuencia común, sino a los más grandes carteles de la droga de todo el mundo, que han visto cómo aquí -hasta hace algunos meses- podían operar sin mayor resistencia”, dijo.

“Repito: no estamos hablando ya de delincuencia común, sino de grandes organizaciones con modernas infraestructuras, sofisticadas armas, complejas plataformas tecnológicas, y respaldadas por un músculo económico que rivaliza con los presupuestos de seguridad de muchos estados. Es decir: mientras desde lo alto algunos minaron el estado para acumular poder y dinero, los carteles, desde abajo, aprovecharon esa misma erosión para adueñarse de las calles y cárceles”.

En ese sentido Lasso anunció que él asumirá la coordinación nacional de las fuerzas del orden. “La seguridad ciudadana pasa a ser la prioridad número uno del despacho presidencial”.

Lasso indicó que el combate al narcotráfico exige el esfuerzo coordinado de múltiples países. Indicó que gobiernos aliados como Estados Unidos, Israel, Colombia, Reino Unido, España han comunicado su voluntad de apoyar al país en la lucha contra la amenaza del narcotráfico. “Lo mismo harán instancias supranacionales como las Naciones Unidas y la Unión Europea”.

El jefe de Estado agradeció la visita de la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, quienes, dijo, “tendrán total apertura para esclarecer, con absoluta independencia, la verdad de estos hechos”.

Asimismo, anunció que se dará inicio inmediato a un proceso de pacificación de la penitenciaría del Litoral, que será liderado por destacados y respetables ecuatorianos. Ellos mediarán entre bandas -sin negociar ni ceder nada por parte del Estado- para llegar a acuerdos de convivencia pacífica en el interior de los centros de privación de libertad.

Suplementos digitales