China declara su primera alerta amarilla a nivel nac…
Defensoría del Pueblo y activistas entregarán la Ley…
Solo el 28% de UPC en Quito está activo permanentemente
Test casero de covid-19 no justifica ausencia laboral
Camión transportaba 255 kilos de cocaína en Pastaza
Dos aviones colisionan al intentar aterrizar en EE.U…
Más de 4 000 operativos se han cumplido durante esta…
Quito acogerá reunión de países latinoamericanos con…

Ministerio de Agricultura destinará más de USD 14 millones en ayudas a 20 000 agricultores

El objetivo, según enfatizó el Ministro, es apoyar la "agricultura familiar campesina". Foto: Twitter @AgriculturaEc

Este sábado se dará inicio al Proyecto Semillas, que incluye ayudas por más de USD 14 millones para subvencionar hasta en un 70% la compra de insumos agrícolas a más de 20 000 productores, según anunció este viernes 1 de julio a Efe su ministro de Agricultura y Ganadería, Bernardo Manzano.

El plan supone la aplicación de un subsidio durante el ciclo del verano de 2022 para semillas certificadas, insumos fitosanitarios y fertilizantes para productores de banano, arroz, maíz, papa, café, cacao, plátano, fréjol, pimiento, tomate de árbol y aguacate, entre otras frutos.

El objetivo, según enfatizó el Ministro, es apoyar la "agricultura familiar campesina".

Este plan irá en paralelo al subsidio de hasta un 50% del costo de la urea, anunciado por el presidente Guillermo Lasso como una de las medidas tomadas por su Gobierno para atender las demandas del movimiento indígena y campesino que durante 18 días se movilizó en casi todo el país.

En total serán USD 27 millones en el resto del año para subvencionar las compras de urea de los agricultores, un producto que se utiliza como fertilizante y cuyo costo se ha disparado por la guerra de Rusia en Ucrania, hasta superar más de USD 50 el saco de 50 kilos.

Manzano también destacó que se han contemplado ayudas de hasta USD 6 millones para el sector ganadero, sobre todo para subsidiar semillas de pasto y fertilizantes de modo "que puedan cultivar sus pastos, porque es importante una alimentación de calidad del ganado".

La ayuda estatal cubrirá hasta el 50% en estos casos e incluirán paquetes tecnológicos para el sector pecuario.

Iniciativa de la mano de la FAO

El ministro también anticipó que el Gobierno ecuatoriano está trabajando una iniciativa con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) para que los pequeños agricultores puedan tener mejor acceso directo al consumidor, a través de las grandes cadenas de supermercados.

En ese sentido, recordó que "ya se han entregado 18 000 títulos de propiedad a pequeños agricultores, porque eso les va a permitir tener acceso a créditos".

Asimismo, el titular de la cartera de Agricultura y Ganadería reseñó que el banco estatal BanEcuador está en vías de ofrecer préstamos "de hasta 3 000 o 5 000 dólares" a 10 años, con un interés del 1%.

Manzano recordó que el presidente Lasso prometió en campaña electoral dar USD 1 000 millones en préstamos al 1% de interés, de los que se han entregado hasta ahora USD 60 millones al sector agropecuario.

Auditorías al precio del banano

Sobre el sector bananero, producto del que Ecuador es el primer exportador mundial, Manzano apuntó que ya se han desembolsado USD 250 000 de los USD 5 millones reservados para ayudas a agricultores afectados por la plaga de la sigatoka negra.

También se han hecho auditorías a 39 empresas para revisar que paguen a los productores de banano el precio referencial, establecido por ley en USD 6,25, y de esos procesos de fiscalización se han abierto cinco expedientes de oficio, mientras que otros diez se abrirán en los próximos días.

"Estamos estrictos revisando eso para controlar que a los pequeños agricultores se les pague lo que dice la ley", acotó Manzano sobre los expedientes, que pueden llevar sanciones primero monetarias y, en caso de reincidir, pueden conllevar la suspensión temporal y luego definitiva de la empresa exportadora.

Una iniciativa similar, según Manzano, se quiere poner en práctica con la leche, otro de los productos cuyos bajos precios, como el del arroz, llevaron al movimiento indígena a demandar que haya un mejor control de las tarifas que reciben los productores, entre otras demandas para mejorar su calidad de vida.