Roque Sevilla: ‘Habrá un crecimiento en el turismo p…
El conflicto legal por la Alcaldía de Quito tiene ci…
El coronavirus limitó el acceso a la salud sexual y …
Hernán Orbea: ‘Hay el pretexto de no entender los esfuerzos’
Reunión con el FMI, para ajustar metas y definir desembolsos
El 50% de proyectos de ley tiene impacto en el presupuesto
Más cajeros son atacados; se rastrea a bandas extranjeras
Aumentan los casos de variante Delta en Cuenca y en Azogues

Obras y estudios se priorizarán en el río Coca en época de estiaje

En esta temporada ocurren inesperadamente fluctuaciones del caudal, como el registrado a mediados de octubre. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

En esta temporada ocurren inesperadamente fluctuaciones del caudal, como el registrado a mediados de octubre. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

En esta temporada ocurren inesperadamente fluctuaciones del caudal, como el registrado a mediados de octubre. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Las entidades que tienen infraestructura estratégica próxima al cauce del río Coca, en el sector de El Reventador, provincia de Napo, aprovecharán la época seca para ejecutar obras, estudios y mantener el monitoreo de esta zona.

El objetivo es tomar medidas preventivas para mitigar los posibles efectos de la erosión regresiva que se presenta en este afluente y así proteger las instalaciones.

La época de estiaje o seca, en la Amazonía, comienza a mediados de septiembre y se extiende hasta mediados de marzo. En esta temporada, el caudal del río baja. En promedio, este afluente tiene un flujo de alrededor de 300 metros cúbicos por segundo (m3/seg). Pero hasta marzo se espera que se encuentre por debajo de este nivel, refirió Ricardo Buitrón, ingeniero hidráulico.

El viernes 6 de noviembre del 2020, por ejemplo, el caudal máximo fue de 25 m3/seg, según el informe del avance de la erosión regresiva que realiza la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec). Mientras tanto, en invierno se llegó hasta 1 500 m3/seg.

Al contar con un nivel de agua menor, los entes que tienen infraestructura clave cerca del río Coca pueden tomar acciones para evitar posibles problemas a causa del avance de la erosión, advirtió Buitrón.

Este fenómeno, que ha recorrido hasta el 6 de noviembre pasado 7,6 kilómetros aguas arriba, ha causado ya el colapso de la cascada San Rafael, la rotura de los oleoductos y afectaciones en la vía Baeza-Lago Agrio.

Actualmente, según la Celec, no se aprecian indicios de avance del fenómeno, pero tal vez se ha producido una “ligera profundización del cauce”. Este escenario podría variar.

Para hacer frente a un posible cambio que ponga en eventual riesgo las obras de captación de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair (CCS), la Celec concluirá durante estos meses la construcción de un dique, entre el puente de ingreso a la Ventana 2 y aguas abajo de la captación de CCS. Para esta actividad se emplean contenedores metálicos rellenados con hormigón.

Aguas arriba del puente de acceso a la Ventana 2 se construirán muros con grandes rocas. Con estas intervenciones se busca disminuir la velocidad del flujo de agua.

El avance de los trabajos dependerá de cómo sea la época seca. En esta temporada ocurren inesperadamente fluctuaciones de caudal, como el registrado a mediados de octubre. Entonces, este varió entre 30 y 700 m3/seg. “Esto dificulta y retrasa la ejecución de obras”, puntualizó la Celec.

El ente acotó que para conocer la efectividad de estas intervenciones se deberá realizar un monitoreo del comportamiento de estas obras frente a los impactos del caudal del río, sobre todo en el invierno.

A la par, están en marcha los estudios para conocer la composición geológica del lecho del río, el análisis de la estabilidad del puente de ingreso a la Ventana 2, la compra de un drone para los levantamientos topográficos y los diseños de las obras definitivas de mitigación. Para todos estos trabajos preventivos, se destinarán USD 1,52 millones.

La empresa privada Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) Ecuador, que ha construido hasta ahora cinco variantes de su tubería en la zona, mantiene un monitoreo permanente mediante drones.

Esto permite generar alertas para tomar las medidas preventivas y precautelar la seguridad del oleoducto, que está a una distancia de entre 73 metros y 1 780 metros del cauce del río Coca.

Petroecuador, que opera el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), ha construido también ya cuatro variantes en ese sector.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), que ha ejecutado dos variantes temporales en la vía Baeza-Lago Agrio, informó que no se contemplan nuevas intervenciones para prevenir los posibles efectos de la erosión.

Pero Ricardo Paula, viceministro de Infraestructura del MTOP, expresó que está en marcha la contratación del mantenimiento preventivo por cinco años de todo el tramo de esta vía (170 km). Esto permitirá que, en el caso eventual de una nueva afectación, la firma que se adjudique este contrato asuma esos posibles riesgos y tome correctivos.

Cronología

2/02/2020

La cascada de San Rafael colapsó. La ocurrencia de este evento está ligado al proceso de erosión regresiva que afecta el cauce del río Coca.

7/04/2020

Las tuberías del Oleoducto Transecuatoriano, OCP y del poliducto Shushufindi-Quito se rompieron, por un hundimiento de 70 metros, en San Rafael.

22/05/2020

La Celec firmó tres contratos para realizar estudios científicos, geológicos y topográficos que determinarán las razones técnicas de este fenómeno.

5/06/2020

El tránsito vehicular por la vía Baeza-Lago Agrio se cerró ante el riesgo de que un tramo de esta vía colapse, por la presencia de un socavón de 120 metros.

5/07/2020

Celec anunció que se construirán obras para reducir la velocidad del avance de la erosión regresiva en el río Coca y proteger la central Coca Codo Sinclair.