El CNE inicia una depuración del sistema político co…
1 000 millones del FMI son gratis e irán para gasto …
Ecuador: 26% de adultos mayores aún no recibe 2da. d…
Brith Vaca: ‘El resultado del enredo legal es la inercia’
El cantón Mejía abre sus haciendas para hacer turismo rural
Marco Feoli: ‘Los niveles de violencia en Ecuador preocupan’
Bolivia registra 727 nuevos casos y España anuncia d…
Panamá vive tercera ola de covid atenuada y menos co…

Joven fingió buscar a su pareja, lloró su muerte y luego confesó que él la asesinó; fue condenado a 38 años de prisión

Natalia Fernández Montoya, de 22 años de edad, era estudiante de Ingeniería en Sistemas. Foto: Tomado de Diario El Tiempo de Colombia

38 años de prisión tendrá que pagar Carlos Andrés Santoval Villamizar, el universitario de 23 años que fingió buscar a su exnovia Natalia Fernández Montoya, de 22 años, señalando que estaba desaparecida, lloró la muerte de la mujer y después confesó que la asesinó por celos.

El estremecedor caso ocurrió el 13 de octubre de 2020, en el barrio Primavera, en Villavicencio, Meta (Colombia), cuando Carlos Andrés, estudiante de Medicina Veterinaria de la Universidad de los Llanos (Unillanos), buscó a Natalia, estudiante de Ingeniería de Sistemas de la misma universidad, luego de enterarse de que la joven mujer tenía una nueva pareja.

Carlos Andrés llegó a la casa de Natalia en la noche y luego de una discusión terminó por atacarla brutalmente, causándole la muerte en una de las habitaciones.

Horas después, en la mañana, el estudiante volvió a la casa, presuntamente buscando a Natalia porque habían quedado de ir a almorzar y porque había recibido una llamada de la mamá de la estudiante, quien preocupada le preguntaba por ella.

Ingresó a la vivienda con un vecino y habría sugerido buscarla en la habitación, ubicada en el segundo piso, según la versión de personas que viven cerca del sector. Allí se encontraba el cuerpo de Natalia cubierto con una sábana blanca.

Vecinos cuentan que el joven salió compungido y con profundo dolor por lo ocurrido. Después, cuando los investigadores lo interrogaban no habría aguantado la presión y terminó por confesar lo ocurrido, incluso sobre la manera como habría acabado con la vida de Natalia.

Las labores de Policía Judicial y de los forenses de Medicina Legal demostraron que el procesado golpeó en repetidas oportunidades a la joven y, posteriormente, la estranguló.

La contundencia del material probatorio recaudado por la Fiscalía Especializada de la Seccional Meta permitió que el condenado aceptara su responsabilidad en el delito de femicidio agravado.

El juez de conocimiento lo condenó a pagar 38 años de prisión, negó la suspensión condicional de la ejecución de la pena y la sustitución de prisión domiciliaria.

Al término de la lectura de la condena, el procesado les pidió perdón a los familiares de la víctima.