Negociación para TLC entre Ecuador y México se prolonga
Bus interprovincial y un tráiler se vuelcan en vía A…
El encuentro con el tiempo y la tradición familiar e…
La Ruta a Pasa encierra naturaleza, trekking y el as…
Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México

Mujer perdió el cartílago de su nariz por una PCR mal realizada

Claudia Serran afirma que perdió el cartílago de la nariz debido a una prueba PCR mal hecha en su natal Argentina. Foto: Facebook de Claudia Serran

Claudia Serran, de la ciudad de Santa Cruz (Argentina), está viviendo un calvario desde que, en agosto de 2021, le realizaron una prueba PCR para detectar covid-19 en una clínica privada que provocó que se le infectara la nariz y perdiese el cartílago

Serran trabaja como asistente terapéutico y era habitual para ella realizarse pruebas de covid-19 para acceder a unidades de cuidados intensivos donde tenía que atender a pacientes. Pero una de las muchas PCR no salió como esperaba y cambió su vida para siempre. Ahora, debe someterse a una operación de reconstrucción con urgencia que tiene un costo de más de USD 1 800. 

La joven señaló al medio El caletense cómo se realizó la prueba que le ha llevado a esta situación. “Me llamaron para tomar un servicio de una señora que estaba a punto de fallecer y los hijos no daban más con su cuidado. Tomé el trabajo con un compañero, que se hizo el hisopado en un hospital y el mío lo hicieron en un laboratorio privado en el cual cobraron diez mil pesos (USD 95) y lo pagó la hija de la señora”. 

“Me empezó a picar. Al pasar los días el malestar persistía, pero el doctor me dijo que era normal”, contó Claudia sobre las primeras molestias. “Me salía una especie de sangre gelatinosa constantemente”, explicó. 

“La zona de la nariz se me había puesto roja, así que decidí ir al hospital. Tenía aproximadamente cuatro o cinco centímetros de dilatación en la fosa nasal”, contó Claudia sobre la evolución de la herida. 

La situación se complicó porque los medicamentos que le recetaron le acarrearon otros problemas. “No tengo el cartílago que tiene normalmente la nariz. Llegué a tener una anemia crónica. Se me habían reventado todas las venas y soy alérgica a la penicilina, ya no recibía más antibióticos porque me lastimaron muchísimo los brazos”. 

A Serran no solo se le cortó el cartílago divisorio de las fosas nasales, sino que además se contagió coronavirus. “Me tuvieron aislada 10 días, según ellos en tres días me derivaban porque me tenían que hacer de forma urgente la reconstrucción del cartílago”, explicó Claudia. Para operarse debe ir a otras ciudades, Comodoro Rivadavia o El Calafate, ya que en su localidad no hay quien realice la operación que necesita. 

La intervención cuesta más de USD 1 800. “Yo siempre he trabajado de lo que sea y puedo pagar una parte de la operación. El doctor me dijo que si sigo así puede subir (la infección) al cerebro y morir”, expresó Claudia, que pide ayuda para la financiación de la intervención