8 puntos claves de la reforma laboral que plantea el…
9 cambios tributarios para ciudadanos y empresas tra…
Cinco detenidos por el robo a compradores en feria d…
Lasso pide apoyo de la Asamblea para su Ley de Creac…
Reforma trae ajuste a las deducciones del impuesto a…
Senadora colombiana desata polémica al decir que sec…
Luis Arce reivindica ante la ONU que en Bolivia hubo…
Joven murió ahogado al intentar salvar a un perro

Al menos seis muertos y 219 detenidos en ola de violentas protestas en Sudáfrica

Un automóvil quemado en un bloqueo de carretera en el centro de Johannesburgo, Sudáfrica, el 11 de julio de 2021. Foto: EFE

La Policía investiga al menos seis muertes y efectuó 219 arrestos en relación a las violentas protestas que está viviendo Sudáfrica desde la semana pasada, desatadas por el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma (2009-2018) por desacato judicial y convertidas en una oleada de saqueos y vandalismo.

Según informó en un comunicado la portavoz nacional de la Policía sudafricana, Mathapelo Peters, los graves incidentes se concentran en la oriental provincia de KwaZulu-Natal (de donde es originario Zuma y su mayor bastión de apoyo político) y en la populosa Gauteng (la región donde están las ciudades de Pretoria y Johannesburgo).

Hasta primera hora de esta mañana, el total de detenciones ascendía a 219 (96 en Gauteng y 123 en KwaZulu-Natal), pero durante la jornada podrían aumentar, ya que los disturbios y saqueos continúan este lunes.

En cuanto al balance de víctimas, las fuerzas de seguridad investigan hasta la fecha cuatro fallecimientos en Gauteng y dos en KwaZulu-Natal.

Simpatizantes del ex presidente Jacob Zuma marchan por las calles durante los enfrentamientos en el centro de Johannesburgo, Sudáfrica, el 11 de julio de 2021. Foto: EFE

“Las circunstancias que llevaron a sus muertes están bajo investigación. La extensión del daño a la propiedad y los saqueos a negocios se determinará más adelante”, indicó la Policía en su comunicado.

Los incidentes violentos empezaron este viernes 9 de julio en KwaZulu-Natal, donde Zuma permanece recluido en la prisión de Estcourt, después de que el expresidente se entregara el miércoles a última hora -al filo de expirar el plazo impuesto por los tribunales para su arresto- para cumplir prisión por desacato judicial.

Durante el fin de semana se extendieron también a Johannesburgo y otros puntos y se tradujeron en quema de vehículos, saqueos de negocios y grandes centros comerciales, corte de calles y autopistas, entre otros incidentes.

En declaraciones al canal televisivo Enca, la portavoz policial Mathapelo Peters precisó que las fuerzas de seguridad consideran que lo que en un momento pudieron ser protestas políticamente motivadas ha degenerado en una oleada de mera “criminalidad”.

Los incidentes se producen, además, en pleno pico de una grave tercera ola de casos de covid-19 en el país, que es el más golpeado por la pandemia de toda África (con unos 2,2 millones de contagios y 64 000 muertes).

Una tienda de víveres saqueada en las protestas. Foto: EFE

Anoche, el presidente del país, Cyril Ramaphosa, advirtió que no se tolerarán actos violentos y que “quienes estén involucrados en actos de violencia serán arrestados y procesados”.

Mientras, el Tribunal Constitucional del país -que es la corte que condenó a Zuma el pasado 29 de junio a 15 meses de cárcel por haberse negado repetidamente a declarar por corrupción- escucha este lunes los argumentos del equipo legal del expresidente para una posible rescisión o mitigación de la condena.

El polémico exmandatario es el primer ex jefe de Estado sudafricano de la era democrática en ser encarcelado desde el fin del sistema segregacionista del ‘apartheid’ (1994).

Junto a este proceso por desacato, Zuma también está en juicio acusado de corrupción y otros cargos por supuestamente recibir sobornos en relación a un acuerdo armamentístico millonario firmado por Sudáfrica con una empresa francesa a finales de los años noventa.

Además, ya en 2016, tuvo que devolver, por orden del Tribunal Constitucional, medio millón de euros de dinero público que gastó de forma irregular en la reforma de su residencia privada.

Suplementos digitales