Hombre fue a fiesta y despertó en ataúd bajo tierra en Bolivia

Imagen referencial. El hombre es bailarín de una fraternidad de tobas. Foto: Pixabay

Su nombre es Víctor Hugo Mica Álvarez, de 30 años, y tuvo una experiencia de película, pero de terror, al ser enterrado vivo como sacrificio para la Pachamama después de asistir a una fiesta.

Sucedió en la ciudad boliviana de Achacachi, en la La Paz, en medio de una celebración tradicional de la región, la pre entrada de Villa Victoria.

El hombre es bailarín de una fraternidad de tobas y relató que luego de presentarse en la fiesta tradicional, en la se encontró con un amigo, fue a tomar unas cervezas; una borrachera que jamás olvidará.

“Lo último que recuerdo es que estaba bailando tobas, me ha invitado una caja y me ha invitado un vaso y no me recuerdo nada. Pensé que estaba durmiendo en mi casa. Me he levantado, quería orinar, ya había estado pues en el ataúd. No podía moverme. Luego he roto la ventana. Lo he roto el ataúd harto. Y tierra más había encima del ataúd”, declaró Víctor Hugo en entrevista con el medio local Correo del Sur.

Las autoridades no le brindaron la ayuda que esperaba

Cuando logró escapar, pidió ayuda a un joven, quien lo llevó a una estación de Policía. No obstante, ahí no recibió la ayuda esperada y ahora pide que el caso sea esclarecido. Los agentes no quisieron recibir la denuncia porque el hombre aún se encontraba en estado de ebriedad.

“He roto el vidrio, toda mi mano me he lastimado, apenas he salido, pero fui a la Policía y me dijeron que estoy en estado de ebriedad. 'Vas a venir sano', me dijeron”, narró el afectado.

Álex Magne, quien lo encontró deambulando, dijo que Víctor Hugo estaba cubierto con cemento en el rostro y la cabeza, declaración que fue comprobada luego.

El diario Opinión informó que Víctor se encontraba deambulando por la Ceja de El Alto cuando fue hallado por alguien que lo socorrió y lo llevó a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de El Alto, donde no lo ayudaron.

'Me han querido meter de sullu': ¿Por qué lo enterraron?

De acuerdo con su denuncia, lo quisieron usar como sullu -palabra derivada del idioma quechua que significa feto- es decir, como un artículo de ofrenda a la Pachamama.

¿Cómo lo sabe? Indicó que en la zona había una infraestructura a medio construir, por lo que asume que lo quisieron usar como ofrenda. Según ciertos mitos aymaras, la Pachamama exige el ofrecimiento de una vida humana para que las obras sean duraderas y prosperas.

Además, agosto en Bolivia es un mes muy importante para ciertas culturas indígenas porque es cuando se agradece a la madre tierra por los favores recibidos: salud, economía, paz, amor, cosechas y más.

Suplementos digitales