El paro nacional dejó USD 7,3 millones de pérdidas e…
El paro nacional impactó más a los alumnos de la Sie…
Los fabricantes de jeans de Pelileo solicitan crédit…
Ocho bandas tienen la voluntad de llegar a una tregu…
La contaminación subió un 500% en cinco zonas de Quito
Los cabos de pesca son reciclados para hacer product…
Los movimientos indígenas se fortalecen con el paro
25 años de cárcel a hombre que violó y contagió VIH …

Por una nota en el cuaderno una profesora supo que su alumna era abusada sexualmente

La profesora indagó a la niña y avisó a los padres y autoridades lo que le habría contado. Foto: Pixabay

La profesora indagó a la niña y avisó a los padres y autoridades lo que le habría contado. Foto: Pixabay

La profesora indagó a la niña y avisó a los padres y autoridades lo que le habría contado. Foto: Pixabay

El joven tenía 17 años cuando agredió sexualmente a la menor de 7 años. La Fiscalía de Colombia imputó cargos por el delito de acceso carnal violento agravado. 

En junio de 2019, en un municipio al oriente de Caldas,  en Colombia, una menor de siete años fue abusada sexualmente por su tío, un joven de 17 años.

Así lo pudo establecer la semana pasada la Fiscalía General de la Nación luego de la investigación de los hechos que inició gracias a que la docente de la menor encontró una nota en su cuaderno de tareas.

«Mamá, me quiero morir», fueron las palabras que leyó la profesora y por las cuales empezó a indagar qué sucedía con la menor. Ante su insistencia, la menor cedió y le relató lo sucedido, por lo que avisó a los padres, a la comisaría y al Instituto Colombiano de Bienestar familiar.

«El ente acusador determinó que el adolescente, quien para la fecha de los hechos tenía 17 años, aprovechó que su sobrina se quedaba sola en su casa para vulnerarla sexualmente. Este hecho se habría cumplido luego de que el menor infractor le hubiera tapado la boca a la niña a quien además amarró de pies y manos», sostuvo la Fiscalía.

Desde el ente acusador se informó, además, que el adolescente amenazó a su víctima, razón por lo que ella calló y utilizó su cuaderno para expresarse.

Por estos hechos, un fiscal de Infancia y Adolescencia le imputó al joven el delito de acceso carnal violento agravado y el Juzgado Promiscuo Municipal con función de control de garantías le impuso la medida de internamiento preventivo.

Él no aceptó los cargos imputados tras su captura, cumplida por orden judicial, y materializada el 20 de octubre del 2020 por miembros de la Seccional de Investigación Judicial (SIJIN).