¿Cuál es la importancia de la vía Calacalí?
Momentos de tensión se vivieron en los exteriores de…
Unes y Pachakutik arremetieron contra ministros por …
Locales comerciales del Puente del Guambra afectados…
Gobierno no acoge reducción de 40 centavos a combustibles
Aceite popular será hasta un 20% más económico
Reemplazo de alimentos y yapa ofrecen mercados de Gu…
¿Qué hacer si se atrasa con el pago de un crédito po…

Gobierno acatará resoluciones de la Corte Constitucional sobre equiparación salarial del Magisterio

El Gobierno afirmó que las mesas de dialogo continuarán para la construcción participativa de la LOEI. Foto: Diego Pallero / El COMERCIO

El Gobierno Nacional informó que acatará las decisiones jurisdiccionales de la Corte Constitucional (CC) que el pasado 20 de mayo de 2022 rechazó la objeción total que hizo el presidente Guillermo Lasso a los cambios a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI). 

El veto firmado por Lasso el pasado 14 de abril planteó una inconstitucionalidad formal, por no considerar las fuentes de financiamiento y un dictamen financiero favorable que permita la equiparación salarial de los docentes del Magisterio nacional.  

Mediante un comunicado, este jueves 26 de mayo, el Ejecutivo señaló que respeta y acata las decisiones tomadas por la Corte Constitucional, “aún en casos en los cuales discrepa con ellas”.  

Para viabilizar su implementación, el Ministerio de Educación pedirá que se aclaren ciertos puntos de la decisión, y establecer las fuentes de ingreso permanentes para la optimización de recursos. 

Por último, el Gobierno afirmó que las mesas de dialogo continuarán para la construcción participativa del Reglamento a la Ley Orgánica de Educación Intercultural

La Corte Constitucional indicó el 20 de mayo que, por un lado, los textos objetados en el veto presidencial eliminaban las disposiciones que otorgaban beneficios de jubilación a los maestros; y, por otro, modificaban las disposiciones sobre mejoras salariales a los maestros, reduciéndolas aproximadamente en un 75 %, para equiparar sus remuneraciones con la generalidad de funcionarios públicos