29 de enero de 2021 00:05

La cultura tiene poco peso en los planes de gobierno de los candidatos

Imagen referencial. De los 16 planes de gobierno registrados en el CNE, solo en cinco aparecen propuestas concretas para el sector cultural. Foto: archivo / EL COMERCIO

Imagen referencial. De los 16 planes de gobierno registrados en el CNE, solo en cinco aparecen propuestas concretas para el sector cultural. Foto: archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Gabriel Flores
Redactor (O)

La crisis en el sector cultural es anterior a la pandemia. En el 2019, 150 000 trabajadores del arte y la cultura estaban bajo condiciones de informalidad.

La emergencia sanitaria solo incrementó la precariedad laboral de artistas y gestores culturales. De marzo a mayo del 2020, el 85% del sector se paralizó y tuvo pérdidas por cerca de USD 70 millones.

A esto se suma la inestabilidad de instituciones como el Ministerio de Cultura y Patrimonio, que hace poco sumó el decimocuarto Ministro en 14 años, y la de los Núcleos provinciales de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, que para este 2021 tendrán un presupuesto irrisorio para su gestión.

En este contexto, las propuestas de los 16 candidatos a la Presidencia para el sector cultural están marcadas por la generalidad y el desconocimiento. Para Pablo Cardoso, director del Observatorio de Políticas y Economía de la Cultura de la Universidad de las Artes, no es una sorpresa que la cultura esté ausente en los planes y debates porque, históricamente, es un sector que no ha sido pensado con seriedad desde la clase política.

Cardoso cree que para cualquiera de los aspirantes a Carondelet debería ser prioritario pensar en soluciones a largo plazo, sin dejar de lado las acciones coyunturales para tratar de reactivar el sector de la cultura, las artes y el entretenimiento. Asimismo, sostiene que se tendría que priorizar el tema de la gobernanza.

“Sería importante saber qué candidatos creen que es pertinente que siga existiendo un Ministerio de Cultura y Patrimonio”, dice Cardoso.

Gabriela Montalvo, economista experta en temas culturales, cree que el próximo Gobierno debe tener como prioridad la reactivación del trabajo de los artistas y gestores culturales. Asimismo, sostiene que es urgente conocer en qué condiciones están trabajando las personas del sector actualmente y en qué circunstancias de producción lo están haciendo, para que no se extienda la informalidad en este gremio.

Al igual que Cardoso, Montalvo plantea que en este momento es importante conocer la idea que los candidatos tienen sobre la institucionalidad del sector cultural.

“Necesitamos saber cómo va a participar el Estado, con qué tipo de instituciones y cómo esa participación se va a ver reflejada en los presupuestos”, señala la economista. Añade que otro tema prioritario es la forma en que se insertará al sector en el mercado internacional, con gran competencia en países como Colombia.

Oferta según listado de candidatos 2021.cne.gob.ec

Andrés Arauz: Rediseñar el Plan del Libro y la Lectura, anular la fusión del IFCI y crear el Consejo Cultural Ciu­dadano.

Lucio Gutiérrez: Incentivar el fomento musical. Impulsar la producción de cine y TV. Permitir que los artistas accedan a créditos.

Gerson Almeida: Ubicar a la cultura como mecanismo de reactivación económica en ciertas comunidades para impulsar su desarrollo.

Isidro Romero: Fomentar la creación artística y cultural. Apoyar las industrias culturales, especialmente a la cinematográfica.

Carlos Sagñay: Eliminar el Ministerio de Cultura e incorporarlo al de Educación. Destinar fondos al impulso del teatro, la música y el ballet.

Xavier Hervas: Potenciar las industrias culturales y creativas para exportar el conocimiento, el arte, la cultura y la creatividad.

Pedro Freile: Promover los fondos culturales con aportes privados y estatales, a partir de contribuciones con exenciones tributarias.

César Montúfar:
Privilegiar los fondos concursableso para invertir en cultura. Potenciar el trabajo de las agregadurías ­culturales.

Yaku Pérez: Fortalecer al sector cultural con entidades autónomas que no estén subyugadas a gobiernos de turno.

Giovanny Andrade: Fortalecer los conocimientos ancestrales. Estos se implementarán en todos los niveles educativos del país.

Gustavo Larrea: Impulsar un modelo inclusivo de fomento de las expresiones culturales con la Casa de las Culturas Ecuatorianas.

Guillermo Lasso: Implementar políticas que potencien la economía naranja y reconocer su relación con otros sectores económicos.

Guillermo Celi: Asegurar el acceso a la cultura y promover su difusión como parte importante de los esfuerzos para la sociedad.

Juan F. Velasco: Implementar y fortalecer programas de protección para el sector destinando fondos para dinamizar el sector.

Paúl Carrasco: Rescatar las culturas tradicionales y folclóricas rurales. Fomentar las culturas urbanas y apoyar a los artistas.

Ximena Peña: Impulsar un plan de reactivación económica para el sector. Garantizar el acceso a la seguridad social y derechos.

‘La cultura debe ser un proyecto global’ 


Javier Cevallos, presidente de la Red de Espacios Escénicos Independientes, opina que se debe profundizar en el trabajo de redes para la producción cultural, entre ellas crear una red nacional de espacios escénicos y una red de festivales de artes escénicas. Considera que el trabajo en el sector ya no tiene que responder a iniciativas individuales. 

‘Hay que impulsar el cine y el audiovisual’

Mariana Andrade, presidenta de la Corporación de Productores y Promotores Audiovisuales del Ecuador, cree que es necesario proponer una ley de fomento al cine y al audiovisual. Asimismo, sostiene que se debe reconocer y aplicar la Ley Orgánica de Cultura que está vigente, para que esta industria genere ingresos y estabilidad a los trabajadores.

‘Es vital promover el fomento de la lectura’


Oswaldo Almeida, presidente de la Cámara Ecuatoriana del Libro, considera que se debe profundizar en los programas de fomento a la lectura y fortalecer el Plan Nacional del Libro. Asimismo, opina que el libro tiene que ser considerado un bien de primera necesidad e incluido en la canasta básica, para su mayor difusión en las familias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)