Menos niños en las aulas por falta de transporte y m…
El crimen organizado gana terreno en las fronteras e…
Aterrizaje forzoso
Organizada y periférica, dos tipos de alquiler de de…
La estrategia de Jorge Glas fue no presentarse a la …
El crimen organizado avanza ante una débil institucionalidad
Negocios suman más guardias por inseguridad
Proceso de paz en las cárceles no frenará, a corto p…

Un avión Cheetah de las Fuerzas Aéreas se accidentó este 13 diciembre

Avión Cheetah de la Fuerza Aérea Ecuatoriana se accidentó cerca de la Base de Taura. Foto: FAE

Avión Cheetah de la Fuerza Aérea Ecuatoriana se accidentó cerca de la Base de Taura. Foto: FAE

Avión Cheetah de la Fuerza Aérea Ecuatoriana se accidentó cerca de la Base de Taura. Foto: FAE

Un avión Cheetah de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) sufrió un percance la mañana de este miércoles, 13 de diciembre del 2017,  y cayó a tierra en el recinto Buenos Aires, de Yaguachi, cerca de la Base Aérea de Taura. El hecho fue confirmado por la fuerza militar.

Según la Fuerza Aérea, el piloto se encuentra ileso “al haberse eyectado antes de que la aeronave se precipite a tierra”. Foto cortesía FAE

El accidente se produjo a las 09:50 cuando la aeronave, un avión Cheetah, cumplía una misión de entrenamiento, según informó la FAE en un comunicado. El piloto salió ileso del accidente, pues se eyectó de la nave antes del impacto.

Según la información preliminar la aeronave realizaba maniobras de practica en la ruta Duran-Boliche-Milagro. Foto cortesía FAE

La aeronave de combate realizaba maniobras de práctica en la ruta Duran-Boliche-Milagro. La FAE informó que la Junta Investigadora de Accidentes determinará las causas del percance.

La aeronave realizaba maniobras de practica en la ruta Duran-Boliche-Milagro.

Una fotografía que circuló en redes sociales daba cuenta del hongo de una explosión en el sector despoblado de la provincia del Guayas. En otras fotos de los organismos de rescate se observa al avión destrozado, consumido en llamas.

Avión Cheetah en la Base aérea de Taura. Foto: Archivo / EL COMERCIO