Yoko Ono seduce a los quiteños con su arte participativo

El sábado 23 de junio del 2018 se inauguró la exposición ‘Universo Libre’ de la artista japonesa Yoko Ono. En el evento estuvieron los curadores Gunnar Kvaran y Agustín Pérez Rubio. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

El sábado 23 de junio del 2018 se inauguró la exposición ‘Universo Libre’ de la artista japonesa Yoko Ono. En el evento estuvieron los curadores Gunnar Kvaran y Agustín Pérez Rubio. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

El sábado 23 de junio del 2018 se inauguró la exposición ‘Universo Libre’ de la artista japonesa Yoko Ono. En el evento estuvieron los curadores Gunnar Kvaran y Agustín Pérez Rubio. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

En ‘Universo Libre’ la muestra retrospectiva de la artista japonesa Yoko Ono, que se inauguró el sábado 23 de junio del 2018 en el Centro Cultural Metropolitano, lo esencial es la participación del público. Si la gente no participa, aquí todo es opcional, simplemente la obra no existe.

Desde la década de los 60, la propuesta artística de Ono gira en torno a una creación participativa entre ella y el público. Para lograr esa creación conjunta creó las ‘instrucciones’, pequeños textos poéticos que pueden leerse o escucharse.

Una de las ‘instrucciones’ que más llamó la atención de la gente que visitó la muestra  durante su primer fin de semana en Quito fue ‘Arregla algo que está roto’, un texto que está acompañado de una larga mesa llena con piezas de vajilla rotas, hilos y tijeras. La idea aquí es que las personas traten de armar una pieza mientras piensan que cómo ayudar a que el mundo mejore.

En el recorrido, que puede durar cerca de una hora, las ‘instrucciones’ van generando reflexiones vinculadas a distintas facetas del trabajo que Ono ha realizado como activistas, entre ellas la lucha por la paz, el cuidado del medioambiente y la equidad de género.

La exposición estará abierta hasta el 16 de septiembre. Los miércoles hay visitas guiadas a las 15:00 y los jueves a las 11:00. La entrada es gratuita.

Suplementos digitales