Guillermo Lasso viajó para participar en cambio de m…
Policía indaga balacera en canchas de fútbol del Guasmo Sur
Ecuador logra 2 medallas de bronce en Olimpiada Inte…
Brith Vaca ocupará la Vicealcaldía de Quito por los …
En Guayaquil y Samborondón se confirman tres casos d…
Joe Biden envía a su secretario de Educación a inves…
Perú, entre la esperanza y la incertidumbre por la a…
¿Dónde puede vacunarse contra el covid-19 si tiene e…

Cruza la puerta del infierno

Es una caldera viva que arde en medio del desierto de Karakum, en Turkmenistán

Es una caldera viva que arde en medio del desierto de Karakum, en Turkmenistán

Cráter de Darvaza es su nombre real, pero desde 1972 le llaman “la puerta del infierno”. Foto: Flydime/Flicker

Cráter de Darvaza es su nombre real, pero desde 1972 le llaman “la puerta del infierno”. Este hoyo de 70 metros de diámetro y 20 de profundidad es una caldera viva que arde en medio del desierto de Karakum, en Turkmenistán, un país de las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central.

Es una caldera viva que arde en medio del desierto de Karakum, en Turkmenistán. Foto: Juzaphoto/Flicker

Un error de geólogos soviéticos generó el fenómeno. Buscaban yacimientos de petróleo o gas, entonces comenzaron a cavar. El piso se colapsó y grandes cantidades de gas se escaparon. Les resultó imposible explotarlo y temieron que su composición química resultara venenosa, así que le prendieron fuego. Esa chispa inicial es la que mantiene vivo el cráter, que arde desde hace 40 años.

Su incandescencia se puede apreciar a más de 40 kilómetros de distancia. Foto: Juzaphoto/Flicker

Su incandescencia se puede apreciar a más de 40 kilómetros de distancia. Si es de noche, mucho mejor. En el sitio no hay casas, negocios, nada que impida la visibilidad. La entrada es gratuita y permanece abierto las 24 horas.
En la actualidad, hay una valla que separa cuatro metros a los visitantes del cráter, así se evitan accidentes.