10 de octubre de 2020 00:00

Tripulación de osos trabaja con música inclusiva

El grupo está conformado por Luis Cisneros, Juan Bustamante, Sebastián Jaramillo y Mauro Samaniego. Foto: Cortesía Andrés Altamirano y Polimusic

El grupo está conformado por Luis Cisneros, Juan Bustamante, Sebastián Jaramillo y Mauro Samaniego. Foto: Cortesía Andrés Altamirano y Polimusic

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Fernando Criollo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Ariel es un niño con autismo y la fuente de inspiración de la canción que ahora lleva su nombre. Este es el segundo sencillo del nuevo proyecto discográfico del grupo ecuatoriano Tripulación de Osos, integrado por Luis Cisneros en el bajo, Juan Bustamante en la guitarra y voz, Sebastián Jaramillo en la batería y Mauro Samaniego en la guitarra y voz.

La canción surge de una experiencia de intercambio y convivencia, que acercó a los miembros de la banda a las historias de vida de un grupo de personas en un centro de rehabilitación de discapacidades físicas e intelectuales.

“Fuimos al centro para ver cómo la música podía ayudar en la terapia y nos dimos cuenta que tiene un verdadero poder para cambiarnos integralmente. También comprendimos cómo una misma realidad puede ser percibida de maneras tan diferentes”, ­explica Cisneros.

La sensibilidad emocional y sensorial, que hace que una persona con autismo perciba el mundo que le rodea de una forma distinta y a veces ajena, ha quedado descrita en la letra de la canción compuesta por Bustamante y Samaniego.

No es el único ‘single’ en el que se aborda la discapacidad. Kilimanjaro está basado en la historia de Sebastián ‘El Suco’ Carrasco. El montañista ecuatoriano perdió la movilidad de sus piernas en un accidente y un año después subió a la cima del Kilimanjaro en una ‘handbike’, una bicicleta modificada para personas con movilidad reducida, que se impulsa con las manos. Escrita a manera de homenaje a Carrasco, la canción celebra la perseverancia como un valor universal.

“Es importante trabajar por la empatía, el diálogo y la inclusión en un mundo más complejo”, asegura Cisneros.

Musicalmente, Kilimanjaro y Ariel llevan a la banda de vuelta al estilo de su primer disco (‘Robormiga’), con una base de rock alternativo que se atreve a probar nuevas sonoridades del pop y el pospunk.

“Este disco es una muestra de la evolución y madurez musical que se va a notar”, dice Cisneros sobre el trabajo de Ernesto Karolys en la producción y de Yuuki Matthews, bajista de The Shins, en la mezcla.

Estos son los primeros dos temas de un disco que se proyecta como un EP de seis cortes y el tercer álbum en cinco años. Las canciones toman como punto de partida historias de “personas que han tenido un camino singular y, a veces, un poco más complicado que el de los demás”.

Los nuevos sencillos están disponibles en plataformas digitales y el video de Ariel se estrenará a finales de octubre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)