Twitter no cambiará al eliminar ‘bots’, el desafío es detectar a los ‘trolls’

El multimillonario Elon Musk es el nuevo propietario de la red social Twitter. Anunció cambios importantes en la pla­taforma. Foto: Europa Press.

‘Twitter tiene un potencial extraordinario, yo lo desbloquearé”, fue uno de los mensajes del multimillonario Elon Musk en la primera carta que envió a los directivos de esta red social, en abril de este año, donde mostró su intención
de comprar el 100% de las acciones de la empresa.

Twitter se ha convertido en una de las plataformas sociales más influyentes del planeta, sobre todo en temas políticos y sociales. Eso, al mismo tiempo, ha derivado en que sea una red social extremadamente polarizada, ya sea para los sectores de derecha o izquierda.

Una de las preocupaciones de Musk antes de comprar Twitter, que finalmente se concretó el pasado jueves, era la presencia de ‘bots de spam’. El tema incluso puso en espera el acuerdo de compra-venta de la compañía.

En mayo pasado, Musk anunció que su intención de adquirir Twitter “no puede seguir adelante” hasta que vea más información sobre la prevalencia de las cuentas de spam. Afirmó entonces que la plataforma falsificó los números en las presentaciones y que tiene un 20% de cuentas falsas o spam.

El propietario de Tesla y de SpaceX criticó en un inicio que aproximadamente el 90% de los comentarios que se emiten en la plataforma están creados por ‘bots’. Su propuesta era erradicarlos una vez que adquiera la totalidad de acciones de la red social.

En declaraciones a la prensa internacional, Emilio Ferrara, experto en contar ‘bots’ y quien trabajó en una investigación para Musk durante el verano pasado, mencionó que el valor de la plataforma está en poder tener debates civilizados y hablar con libertad, sin interferencia de “cuentas nefastas” y sin estafas, mensajes no solicitados, pornografía o acoso.

Cómo se eliminan los ‘bots’

¿Qué tan fácil es que esto ocurra? Diego Riofrío, director del UISEK Digital School, asegura que la eliminación o bloqueo de las cuentas que utilizan ‘bots’ es sencilla, porque se trata de computadores y no de personas. Por lo tanto, su comportamiento es más circular y predecible, debido a que están programados con reglas y sus respuestas
son similares en todos los casos.

Se trata de inteligencia artificial sencilla, dice Riofrío, con la que se definen las respuestas en función de los mensajes que se reciba. Añade que detectar ‘bots’ no es tarea complicada, pues ya existen algoritmos programados para ello y se hace desde hace unos años en otras plataformas, como las de videojuegos y otras redes sociales.

Cuando quedaban poco más de 24 horas para que expirara el plazo que le había concedido una jueza de Estados Unidos para abrir un proceso si no se formalizaba la compra de la red social, Musk confirmó que iba a comprar la empresa “por el futuro de la civilización”.

En un mensaje enviado a los anunciantes, Musk sostuvo que era importante tener un espacio digital común, donde pueda debatirse de manera sana un amplio espectro de creencias.

Pese al menor control del tráfico de mensajes que esto pudiera suponer, el magnate ha dicho que su visión de Twitter es que “no puede convertirse en un infierno gratis para todos, donde puede decirse cualquier cosa sin consecuencias”, sino que debe “respetar las leyes”, señalan medios internacionales.

Inspección de ‘trolls’

Para que esto se cumpla, según Riofrío, el reto está en controlar a los ‘trolls’ más que a los ‘bots’. Se trata de personas reales que crean cuentas falsas para insultar o denigrar a las personas. Desde el punto de vista informático, detectar este tipo de comportamientos es más complicado, porque se trata de gente que cumple todos los requisitos para abrir un perfil y desde ahí pueden expresar su opinión.

“Van a eliminar o a bloquear estas cuentas, pero no pasará nada más”, dice el experto. Según él, por el momento existe la sensación de que en la red social hay más ‘trolls’ que ‘bots’ y que son personas que manejan entre 10 y 15 cuentas.
Respecto del código abierto, que es otra de las ideas de Musk, sostiene que se trata de publicar en alguna página de programación las bases de datos o códigos para que otros programadores lo usen.

Es decir, que se puedan difundir las entrañas del programa y eso no significa necesariamente que se pueda acceder a este de forma gratuita, sino que se necesita algún tipo de licencia para su utilización.

Estas modificaciones no cambiarían la forma de uso que se da a la plataforma en la actualidad. Quizá los cambios más significativos serán la apertura de cuentas que han sido bloqueadas, principalmente de políticos como el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, pero más allá de eso, el uso seguirá siendo el mismo.

Más noticias relacionadas en:


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales