Google obligará a fabricantes de smartphones a pagar por sus apps

Google cambió el modelo de negocio del sistema operativo Android luego de que la Comisión Europea multó al gigante informático por

Google cambió el modelo de negocio del sistema operativo Android luego de que la Comisión Europea multó al gigante informático por "competencia desleal". Foto: DPA.

Google cambió el modelo de negocio del sistema operativo Android luego de que la Comisión Europea multó al gigante informático por "competencia desleal". Foto: DPA.

Después de que la Comisión Europea le impusiera una multa récord, Google cambió el modelo de negocio del sistema operativo Android para smartphones y por primera vez cobra a los fabricantes dinero por las apps de la empresa de Internet en Europa.

Hasta ahora, los fabricantes podían preinstalar sin costo alguno en sus dispositivos apps como Google Maps o Play Store pero a cambio de condiciones que, según el punto de vista de la Comisión Europea, distorsionaban la competencia.

Google no especificó el monto de los derechos de licencia. Por esta razón, es difícil saber si el nuevo modelo de pago hará aumentar los precios de los smartphones Android o si los fabricantes asumirán el aumento de los costes en un mercado muy disputado en vez de trasladarlos a los consumidores.

También es posible que los fabricantes de smartphones renuncien a la preinstalación de determinadas aplicaciones de Google.

Google subrayó que los fabricantes seguirán recibiendo gratis el sistema operativo Android.  Los dispositivos con Android suponen más del 80% de las ventas de smartphones.

La empresa de Internet presentó también otras medidas como respuesta a las acusaciones de competencia desleal lanzadas por la Comisión Europea. Por ejemplo, los fabricantes de dispositivos también podrán instalar servicios de Google como mapas digitales sin la app para la búsqueda en Internet de Google o el navegador Chrome.

Esta era una exigencia fundamental de las autoridades de la competencia de la Unión Europea (UE), que acusaban a Google de intentar trasladar también a los smartphones la posición dominante de su motor de búsqueda en las computadoras de escritorio.

La comisaria de la Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager, impuso en julio una multa récord de 4 340 millones de euros a Google. Uno de los miembros fundadores de Android, Hiroshi Lockheimer, subrayó en un blog que Google no ha cambiado de opinión y, por tanto, mantiene el recurso de apelación que presentó la semana pasada contra la sanción.

Como las instancias jurídicas pueden tardar años en tomar una decisión sobre este recurso, Google tiene que cumplir desde ya con las demandas de la Comisión Europea.

Suplementos digitales