Computadoras viejas son reacondicionadas para la educación infantil

Los técnicos de Vertmonde verifican cada computadora que será reacondicionada para estudiantes. Foto Diego Ortiz / EL COMERCIO

¿Qué tal si alargamos totalmente la vida útil de las computadoras? Esta fue la pregunta que detonó una nueva forma de trabajar en Vertmonde. Si bien como empresa de reciclaje tecnológico ya tienen un amplio bagaje en el procesamiento de residuos electrónicos, en este 2023 se aliaron con Unidos por la Educación para que escuelas rurales accedan a ordenadores reacondicionados y funcionales.

Para combatir la obsolescencia tecnológica, Belén Rosales dio forma al proyecto EMpower. Ella es parte del equipo de Vertmonde y su meta es, precisamente, encontrar un nuevo mecanismo para que la empresa dé a conocer los beneficios de la economía circular.

“Recibimos equipos de hasta cinco años de uso, que se pueden alargar unos 10 años más. En este proceso lo importante es comprender que no se trata de una donación de basura tecnológica, sino que es donar algo que sirva para la educación”, señala Belén.

Una vez que es recibido el equipo, este es sometido a varias pruebas de laboratorio (ver imagen interactiva) que incluye borrado de la información, verificación de software y hardware, instalación de nuevos programas, etc. Al final del proceso, el equipo está listo para ser donado a una escuela rural.

La empresa, por el momento, se ha puesto una meta de recuperación de 3 500 equipos para este año. De estos, 100 serán destinados a las escuelas rurales que requieran de computadoras reacondicionadas en buen estado.

¿Cuáles son los beneficios del reacondicionamiento de computadoras?

Jhoanna Rosales, gerenta técnica de Vertmonde, explica que en este proyecto participan empresa que tienen políticas de “dar de baja” a los equipos informáticos que han sido utilizados por cinco años. Los técnicos realizan la evaluación para saber si pasan al laboratorio o si es preferible el aprovechamiento de los residuos tecnológicos de los dispositivos.

En las instalaciones de Vertmonde también se realizan los procesos de reciclaje tecnológico. Foto: Diego Ortiz / EL COMERCIO

“En el en el tiempo de vida útil de una máquina, desde que se crea hasta que se destruye, el 80% de las emisiones de CO2 que genera este equipo está en la fase de fabricación. El 20% apenas corresponde al uso diario”, explica Jhanna. A su criterio, el reacondicionamiento es el mecanismo óptimo para reducir las emisiones de carbono que implicaría la compra de un equipo nuevo.

En el laboratorio de Vertmonde, ubicado en el Parque Industrial de Quito, los técnicos trabajan con computadoras de escritorio y laptops. Las primeras tardan menos tiempo en estar listas para su uso extendido, mientras que en las segundas tardan mayor tiempo ya que deben comprobar el estado de las baterías y otras partes desmontables. Al final de todo el proceso, la empresa que entregó el equipo recibe un certificado que garantiza que todos los datos fueron eliminados y son irrecuperables.

Más noticias:


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales