Volodímir Zelenski reclama misiles de largo alcance …
Policía de Memphis anuncia reformas tras muerte de j…
Viajes gratuitos en el Metro de Quito se suspenden t…
Una niña de un año murió en ataque armado en urbaniz…
Una adulta mayor se salvó de ser atropellada en Guayaquil
Congreso de Perú rechaza adelantar las elecciones pa…
Autobús cayó al precipicio en Perú y hay al menos 20…
Paraguay confirma su primer caso de sarampión en 25 años

HCAM repotencia su servicio de colocación de prótesis faciales

El número de prótesis de ojos, nariz y orejas aumentó en este 2021 en el HCAM. Foto: Cortesía

Tras 18 meses de la pandemia de covid-19, en los hospitales se prevé la repotenciación de varios servicios en beneficio de los pacientes. En el Carlos Andrade Marín (HCAM), del Seguro Social, se apostará por el fortalecimiento de su área de somatoprótesis.

En este espacio se realizan prótesis de los órganos de la cara, como ojos, nariz y orejas para pacientes que sufrieron algún trauma, siniestro de tránsito o patología que implicó la pérdida de alguna de estas partes del cuerpo.

Javier Del Pozo, jefe de estomatología del HCAM, señaló que durante la pandemia hubo pocas intervenciones para la colocación de estos implantes.

Desde julio hasta diciembre del 2020 se aplicaron 47. Meses antes no se hizo ningún procedimiento, porque se dio prioridad a los pacientes contagiados con coronavirus.

Sin embargo, este año ha apostado por incrementar los procedimientos para los afiliados que lo requieren. De enero a octubre del 2021 se han colocado 70 prótesis.

Carlos Valverde, de 78 años, perdió su ojo cuando tenía 13 años. Le saltó una lámina de fierro y perdió su visión. Pasaron varios años y no encontraba una adecuada.

“En el Hospital me llamaron en estos meses para la aplicación. Me emocioné mucho”.

El procedimiento -dice Del Pozo- no es complejo. En cuatro sesiones, el paciente ya cuenta con su prótesis que tiene el mismo color de piel y de ojos. “Dura máximo 15 días en la colocación. En este tiempo se confecciona el implante”.

En el mercado privado, su costo es alto. Oscilan entre USD 10 000 y 20 000. En el IESS, los afiliados reciben de forma gratuita.

Del Pozo además destaca que este sanatorio es el único de la red pública que cuenta con este servicio.