Refuerzo de Pfizer aumenta 20 veces el nivel de anti…
Dos hospitales de Esmeraldas llevan cuatro días sin …
30 días para que la CC resuelva acción extraordinari…
Discusión en chat de padres terminó en golpes; un ho…
EE.UU. alerta de récord de pasajeros con armas en ae…
Obama anuncia la construcción de su biblioteca y mus…
EE.UU. decidirá la extradición del expresidente peru…
Volcán tiene nueva boca y mayor explosividad; evacua…

Extranjeros, también en fila para la vacunación contra el covid-19

Yohana Castillo espera su cita. Su esposo, Ángel Rangel, ya está inmunizado. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Desde que llegaron al país, en el 2017, Yasmina Hera y Augusto González, venezolanos de 48 años, han realizado varias actividades para sobrevivir. Ella es comunicadora y labora en un medio digital, preside una fundación de periodistas de su país y vende seguros. Él hace trabajos varios, como la venta de pizza.

En cada actividad están en contacto con decenas de personas. Por lo que durante la pandemia de covid-19 no han dejado de protegerse.

Quienes los visitan en su oficina, en Cotocollao, en el norte de Quito, deben lavarse las manos y desinfectarse de pies a cabeza con alcohol.

“Nos hemos cuidado bastante para continuar con nuestras labores diarias”, dice Yasmina. La pareja ya se inscribió en el ‘link’ registrovacunacion.cne.gob.ec para acceder a las dosis anticovid-19.

En el Plan de Vacunación 9/100, presentado el 31 de mayo, se habilitó este enlace para el registro de extranjeros que se encuentran regularizados.

“Tenemos 500 000 personas inscritas y ya están distribuidas en el grupo de edad que corresponden”, indicó Ximena Garzón, ministra de Salud.

Eso significa que los inmunizarán, como al resto de ecuatorianos. “Si existieran extranjeros rezagados tenemos planificado atenderlos. Estamos en coordinación”.

“Me registré la semana anterior; me demoré menos de cinco minutos, por lo que espero con ansias mi turno”, relata Augusto. Colocó sus nombres completos, número de cédula, parroquia o sector, teléfono y correo electrónico.

Yasmina aguardó hasta esta semana para inscribirse. “Estaba consultando con médicos, ya que soy alérgica a varios medicamentos”. Felizmente le dieron ‘luz verde’.

Sin embargo, le preocupa su hijo David, de 21 años, y su madre Carmen, de 75. Ellos no pudieron anotarse.

“Estamos en proceso de legalización de sus papeles”, comenta. Si no cuenta con eso, el registro se realiza con el apoyo de organizaciones, como la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

A ellos se les inmunizará en la fase tres, denominada ‘Menos contagio’, excepto a quienes tienen algún riesgo, según el Ministerio. Esta etapa comenzará el 19 de julio y finalizará el 5 de septiembre.

Yasmina Hera y Augusto González, pareja de esposos que quieren acceder a la dosis. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El papel de Acnur es fundamental para llegar a quienes están en tránsito o no han logrado regularizarse. Así lo reconoció días atrás José Ruales, viceministro de Gobernanza de la Salud.

En el informe de Monitoreo de Migración de Acnur, de octubre a diciembre pasado, se señala que en Ecuador había cerca de 417 000 venezolanos. “Esta cifra aumentará en los últimos días de este año, debido a la situación económica y política que enfrenta ese país latinoamericano”, se dice.

Yohana Castillo, administradora industrial de 40 años, llegó en el 2018 a Ecuador. Ella es oriunda de Caracas y labora en un centro médico, ubicado en el sector de Calderón.

A diario está expuesta a pacientes que podrían tener el virus. Pero a diferencia de sus compañeros del consultorio, ella no ha sido inoculada.

“Espero inscribirme en esta semana para acceder a la dosis, ya que mi riesgo es alto”.

Mientras tanto, siempre usa mascarilla, se lava las manos y mantiene el distanciamiento social, para evitar el contagio de su hija Victoria Sofía, de 12.

Afortunadamente, su esposo Ángel Rangel, cirujano y ginecólogo de 45 años, logró vacunarse. Lo hizo por medio del Colegio de Médicos de Pichincha, el 24 de abril y el 26 de mayo. “El gremio nos apoyó a quienes ejercemos la medicina de forma independiente”.

En el país también hay 100 000 colombianos registrados; 70 000 están reconocidos como refugiados y muchos viven en la frontera, según el organismo de ONU.

César Henao, colombiano de 70 años, ya recibió la primera dosis de la vacuna anticovid-19, en uno de los puntos de vacunación habilitado en el cantón Pedro Vicente Maldonado (Pichincha).

El hombre ha vivido por más de 20 años en Ecuador, por lo que tiene todos sus papeles regularizados. Además, es paciente oncológico, por lo que está dentro del grupo de los prioritarios para la inmunización. “Con la vacuna estoy más tranquilo”, cuenta.

Otro colombiano es Andrés Holguín, programador web de 42 años, oriundo de Cali. Hace 12 años se estableció en Ecuador, por lo que tiene sus papeles en regla. “Obtuve la residencia hace más de 10 años. Pero hace cinco me sacaron del padrón electoral”.

Por eso tuvo que inscribirse para acceder a la fórmula. Espera su turno.

Suplementos digitales